Parque Wamerú abre a 50% de su capacidad

El zoológico reanudó sus actividades, cumple con todas las medidas sanitarias para cuidar de los visitantes y de sus inquilinos
Parque Wamerú abre a 50% de su capacidad
Foto: Martín Escamilla
27/06/2020
10:03
Domingo Valdez
-A +A

EL Marqués, Qro.-

Después de tres meses de estar cerrado por la emergencia sanitaria, esta semana abrió el zoológico de Querétaro, conocido como el Parque Wamerú, que se localiza en el municipio de El Marqués.

La apertura del lugar cumple con las nuevas medidas sanitarias establecidas por las autoridades federales y estatales, una de las cuales es evitar la concentración de personas.

Además, los empleados cuidan de la salud de los animales de diferentes especies que viven en el recinto.

Juan Almaraz, encargado de Relaciones Públicas del zoológico, asegura que para recibir a los visitantes se cuenta con todas las medidas sanitarias recomendadas por las autoridades de Salud.

Recuerda que el zoológico tiene 26 años. Fue fundado por Armando Coello Arroyo, director del parque.

Almaraz destaca que en el tiempo que permaneció cerrado el zoológico hubo varios alumbramientos de animales. “Son hijos del Covid”, dice.

Nuevas medidas

En la entrada del lugar se instalaron tapetes sanitizantes, gel antibacterial, agua y jabón, para el lavado de manos.

El zoológico sólo recibirá 200 visitantes al día, 50% de su aforo habitual, para conservar las medidas de sana distancia.

El personal ya está preparado para recibir a los visitantes. Los locales de comida ya están abiertos y los souvenirs se venden en bolsas, de manera individual.

“Se implementaron las medidas sanitarias pertinentes, la desinfección de los zapatos, el dispensador de gel es con el pie. Se instalaron estaciones de lavado de manos, el uso de cubrebocas es obligatorio y la gente que venga y no traiga tenemos kits para que los adquiera”, destaca.

Durante el recorrido se nota ansiosos a los dromedarios, pues escuchan el paso de la camioneta de alimentos.

Uno de los cuidadores entra al espacio de estos animales, que de inmediato lo rodean, él camina con tranquilidad entre los cuyos ejemplares adultos que alcanzan más de dos metros de altura.

Junto a los dromedarios pasean dos cebras, que también esperan con “ansias” la hora de la comida. Ambas especies conviven en un espacio amplio.

Casi enfrente habitan los chimpancés, se balancean de un lado a otro. Uno de ellos juega con una botella de plástico.

Juan explica que los primates son muy inteligentes, han aprendido comportamientos. Sin embargo, algunas personas les aventaban tierra y uno de ellos aprendió a hacer lo mismo.

Los chimpancés se acercan a donde están los visitantes, los miran con cierta curiosidad, pues el zoológico permaneció cerrado un tiempo. Observan curiosamente a los humanos que pasean por el lugar.

El atractivo

Entre las especies excepcionales con las que cuenta el Wamerú está el Orix de Arabia, un antílope que en estado salvaje se encuentra extinto, y que gracias a algunos zoológicos, de varias partes del mundo, se conservan algunos ejemplares.

“A nivel mundial es la especie con mayor inversión, en millones de dólares, para su preservación”, narra Almaraz.

Nos recuerda que la leyenda del unicornio proviene de esta especie animal, pues visto de perfil y con cierto ángulo, pareciera que tiene un solo cuerno.

Colaboración internacional

Juan destaca que el Wamerú tiene convenios de colaboración con algunos zoológicos alrededor del mundo, principalmente de Estados Unidos y Canadá, con los cuales trabaja en proyectos de conservación de especies.

“Ahorita por la circunstancia de la pandemia (de SARS CoV-2) se complicó más la exportación e importación de animales. De por si era compleja, pero ahora un poco más. Pero en su momento lo hicimos. Hay animales que vienen de zoológicos de París, de Canadá, de Estados Unidos, porque además pertenecemos a la Sociedad de Zoológicos del Mundo”, asevera.

Apunta que para los zoológicos las medidas sanitarias nunca han sido ajenas, pues siempre están pendientes de los brotes de enfermedades, pues antes de cualquier intercambio de ejemplares con otros recintos se verifica que no haya presencia de enfermedades que puedan afectarlos.

“Uno de los veterinarios que se encarga de los traslados, antes [de realizarlos] nos dice que aguantemos a veces, porque [por ejemplo] la gripe aviar en tal lugar estuvo seria y nos quieren mandar un halcón. No, así no”, explica.

Lémures de cola anillada, jaguares, leopardos, lobos, leones (dos de ellos blancos), tigres, hipopótamos, papiones sagrados, jirafas, búfalos cafres, cocodrilos, caimanes, jabalíes, pumas, y un elefante africano, son algunas de las especies con las que cuenta el Wamerú.

Almanza destaca en una jaula a un ejemplar. Es un mono araña, que está bajo resguardo del zoológico, que es depositario de ese ejemplar por parte de la Profepa, por lo que es propiedad de la nación, para cualquier efecto legal.

Los pavorreales pasean con tranquilidad por los pasillos del zoológico, mientras los paseantes observan a los lémures, y son observados, a la vez, por un enorme ejemplar de jaguar, que ya espera por su alimento.

Comentarios