Con neurocirugías, médicos israelíes y queretanos combaten la espasticidad

En Querétaro, realizan intervenciones quirúrgicas para ayudar a las personas con enfermedades neurológicas a mejorar su movilidad y calidad de vida

Médicos israelíes y queretanos avanzan en la neurocirugía para combatir la espasticidad
Foto: Cortesía
Nuestras Historias 03/12/2021 11:10 Araceli Ardón Actualizada 11:29

En Querétaro, hay buenas noticias para pacientes neurológicos y sus familias.

Hoy en día, un significativo número de personas en el mundo padecen espasticidad, es decir, un endurecimiento de los músculos del cuerpo. Este síntoma se presenta en varias enfermedades neurológicas, como la esclerosis múltiple, la apoplejía, la lesión en la médula espinal, la parálisis cerebral, hasta la lesión cerebral traumática.

Alianza médica 

Por fortuna, gracias a una alianza con neurocirujanos procedentes de Israel, en Querétaro un grupo de especialistas está realizando en diciembre de 2021 varios procedimientos quirúrgicos que han sido practicados en hospitales de primer nivel de todo el mundo, con resultados asombrosos que reducen la espasticidad y sus consecuencias, como el dolor o los espasmos.

La espasticidad hace que el paciente tenga dificultades para realizar movimientos tales como caminar, mover una extremidad o realizar actividades de la vida diaria. Cuando es más severa, llega a producir acortamiento en las extremidades afectadas, provocar posiciones rígidas, dificultar la atención y la alimentación, úlceras por presión o calcificación de los tendones, lo que limita el movimiento de las extremidades.

Un equipo internacional de médicos neurocirujanos, con auxilio de equipo quirúrgico sofisticado, está realizando procedimientos con base en la rizotomía dorsal superselectiva, una cirugía que se ha practicado en el mundo desde hace décadas, aunque se ha refinado en los últimos veinte años. con el propósito de reducir los aferentes sensoriales gracias a la sección quirúrgica de las raíces dorsales seleccionadas. Esto reduce la exacerbación del arco reflejo medular, con la consiguiente mejora de la espasticidad.

Mejorar la calidad de vida de los pacientes 

El doctor Víctor Hugo Malo Camacho, especializado en neurocirugía, quien está al frente del Instituto de Columna Newrospine, ha liderado esta vinculación con sus colegas procedentes de Israel para realizar técnicas quirúrgicas en Querétaro que puedan contribuir al incremento en calidad de vida a pacientes con diversos padecimientos neurológicos.

El doctor Malo Camacho, en entrevista exclusiva para El Universal Querétaro, afirma: “La rizotomía dorsal superselectiva, una cirugía que se ha practicado en varios países desde hace décadas, aunque se ha refinado en los últimos veinte años con una técnica que pocos neurocirujanos en el mundo realizamos. Consiste en hacer una incisión muy pequeña, que entra dentro de la categoría de cirugía mínima invasiva, ya que se realiza una apertura de un solo nivel en la vértebra lumbar 1. Con ello, tenemos acceso a los nervios del tallo espinal que van hacia las piernas: son los nervios L1. L2, L3, L4, L5 y S 1, que inervan los músculos que dan movimiento y permiten tener sensaciones en la zona de las piernas”.

Al preguntarle cuál es el propósito de la cirugía, responde: “Tiene la finalidad de reducir la espasticidad, que causa un tono muscular altísimo, así que los músculos están contraídos casi todo el tiempo, por lo que piernas y brazos en posturas no naturales. La espasticidad es una condición que provoca que el paciente tenga en algunos casos dislocación de cadera o contracturas que le impiden moverse. La cirugía disminuye el tono muscular para evitar estas consecuencias de la espasticidad”.

“La cirugía consiste en cortar seis pares de nervios, es decir, seis de cada lado”, afirma el doctor Malo Camacho. “Cada nervio está dividido en dos ramas: una rama motora para mover el músculo y una rama sensora, que permite saber cuál es la posición del cuerpo en el espacio en que se encuentre, o percibir un toque ligero, una presión o un dolor. La cirugía corta dos tercias partes del sensor en cada uno de los nervios”

especial_neurocirujanos_pag_6_1.jpeg

Este procedimiento quirúrgico, explicó, hace que se rompa un ciclo vicioso del reflejo espinal, que ante cualquier estímulo provocaba que el tono y la espasticidad estuvieran más altos cada vez. Con la cirugía, se puede recuperar el tono muscular normal.

El doctor queretano afirmó que la cirugía ofrece muy pocos riesgos y muy pocas complicaciones. Tiene una duración aproximada de tres horas y media, con monitores que muestran lo que trasmiten electrodos que pasan corriente eléctrica, lo que permite a los médicos estar seguros de cortar una rama sensora de los nervios. De ahí el nombre del procedimiento: rizotomía dorsal superselectiva. 

La condición más frecuente que requiere la cirugía es la parálisis cerebral; el rango varía mucho entre los niños. Dependiendo de la severidad del caso, se puede definir el pronóstico, para los pacientes, niños y adultos, que reciben un aumento significativo de su calidad de vida, porque podrán tener más movimientos y menos contracturas. 

Los beneficios pueden durar toda la vida.

 

 

Comentarios