Materia fecal, un problema para el Centro Histórico de Querétaro | Querétaro

Materia fecal, un problema para el Centro Histórico de Querétaro

Cada vez es más común encontrar olores fétidos en calles, pese al trabajo de limpieza

Materia fecal, un problema para el Centro Histórico de Querétaro

Materia fecal, un problema para el Centro Histórico de Querétaro Ilustración. Dante de la Vega

Nuestras Historias 29/07/2022 08:33 Domingo Valdez Actualizada 08:48

Entre los coches estacionados, junto a los muros de edificios históricos, al pie de los árboles, en andadores, calles poco transitadas y plazas, todo se usa como baños públicos en la ciudad de Querétaro.

Diariamente, dicen trabajadores de limpia, pueden recoger hasta 20 deposiciones humanas en las calles queretanas.

La mancha de cal en el suelo no puede ser por otra cosa. El encargado de una farmacia, en el barrio de La Cruz, dice que se le hizo extraño, pues en esa parte de la calle ya no suele ser usada como baño por las personas, ya sea en situación de calle o la gente que circula.

Hasta la mitad de la calle, dice, es común ver deposiciones humanas, ya sea junto a las paredes o en los árboles.

pag_6_cronica_del_mal_olor_que_hay_en_el_centro_de_qro_y_problemas_de_fecalismo_6.jpeg

“Ya en esta zona [cercana a la esquina de 16 de Septiembre] es raro que vengan a defecar. Por eso se me hizo extraño que ahora lo hayan hecho”, subraya.

La deposición está bajo la acera, entre dos coches estacionados. Algún vecino se encargó de ponerle cal para secarla y que el olor con el calor no se hiciera insoportable.

No es raro que quien quiera caminar por la zona por la mañana se encuentre con materia fecal humana y animal.

Las paredes circundantes del templo de La Cruz muchas veces son “decoradas” con heces que son depuestas por personas que deambulan por la zona o que viven en las calles.

Ante ello, los vecinos poco o nada pueden hacer, más que quejarse de las constantes escenas de suciedad.

No muy lejos, en el jardín Guerrero, el sol del mediodía evapora el agua que cayó un día antes en forma de lluvia.

Junto con el agua, se eleva un penetrante olor a orines que, incluso con cubrebocas, es sentido por el olfato.

“Aquí hay mucha gente de la calle, drogadictos, gente que viene de paso o gente enferma que aprovecha que luego por las orillas está oscuro y aprovecha para hacer sus necesidades”, dice una joven empleada de uno de los restaurantes.

Con las lluvias, el olor a orina se incrementa, pues el sol, al calentar al siguiente día y evaporar el agua, también lo hace con los desechos biológicos.

En varias plazas públicas de Querétaro, las jardineras son usadas como sanitarios al aire libre, no sólo por las personas en situación de calle, también por personas que acuden a bares y cantinas ubicadas en el primer cuadro capitalino.

El personal de limpieza de la ciudad de Querétaro da testimonio de esto

De manera anónima, señalan que todos los días recogen en promedio 20 deposiciones humanas en diferentes zonas del primer cuadro queretano.

Los andadores, las inmediaciones del barrio de La Cruz, las cercanías de la plazuela Mariano de las Casas, el jardín Zenea, entre otros lugares, son utilizados como sanitarios.

A veces, dicen, tienen que lidiar también con las agresiones de las personas que duermen en la calle, pues cuando comienzan a limpiar las calles, muchas están dormidas en vía pública.

“Tratamos de no engancharnos y no responder a las agresiones. Ya que despiertan, se calman y se van, entonces no hay que responder”, indica uno de los trabajadores.

Su trabajo comienza de madrugada, cuando recorren los diferentes cuadrantes en los que se divide el primer cuadro capitalino para su limpieza.

Tienen la misión de mantener las calles limpias antes que ciudadanos se levanten y acudan a sus trabajos o escuelas.

pag_6_cronica_del_mal_olor_que_hay_en_el_centro_de_qro_y_problemas_de_fecalismo_7.jpeg

Por eso no se da cuenta la gente de lo que se encuentra. “A veces son heces. A veces es vómito. Nos damos cuenta hasta cuando están enfermos del estómago”, dice uno de los empleados s de limpia.

Agrega que en los últimos años, con el aumento de personas en situación de calle en el centro, el problema se acrecienta, pues todas esas personas deben de hacer de sus necesidades en la vía pública, ante la carencia de baños públicos o de dinero para pagar por el uso de algunos de los baños públicos.

Algunas zonas y edificios del Centro Histórico de Querétaro son más usados para las deposiciones y su huella queda, como es el caso de algunos de los portales y arcadas que se ubican en las inmediaciones de Plaza de Armas, donde las manchas oscuras y huellas de escurrimientos, evidencian el uso “sanitario” que algunas personas hacen de los mismos.

Las heces, en algunas zonas, no son únicamente humanas. Algunos dueños irresponsables de mascotas no recogen las deposiciones de sus animales cuando los sacan a pasear. En algunas calles, el problema es mayor, como Damián Carmona, en el barrio de La Cruz.

En las cercanías del Panteón de los Queretanos Ilustres también es común ver las heces en los alrededores o atrás de las jardineras que se ubican en la zona. A pesar del trabajo del personal de limpia, a lo largo del día las heces vuelven a “aparecer” en las calles.

Comentarios