"Golpearon a mi hijo hasta quitarle la vida", así fue la experiencia en un anexo de Querétaro | Querétaro

"Golpearon a mi hijo hasta quitarle la vida", así fue la experiencia en un anexo de Querétaro

Familia de Marco Antonio Bautista lo llevó a un anexo para rehabilitarse de su adicción a las drogas y ahí encontró la muerte, acusa el padre

"Golpearon a mi hijo hasta quitarle la vida", así fue la experiencia en un anexo de Querétaro

"Golpearon a mi hijo hasta quitarle la vida", así fue la experiencia en un anexo de Querétaro Foto: Especial

Nuestras Historias 21/09/2022 06:37 Zulema López Actualizada 08:53

Zenón Bautista, habitante de El Marqués, acusó a los responsables de un anexo de la comunidad de El Carmen, en ese municipio, de causar la muerte de su hijo, Marco Antonio Bautista Vega.

Se le prometió que el anexo contaba con especialistas en combatir adicciones pero, tras días de llevarlo, recibió una llamada: se le informó que su hijo Marco Antonio estaba internado y en estado de coma en el nuevo Hospital General, por traumatismo craneoencefálico.

Zenón Bautista indicó que los responsables del anexo sólo dejaron a su hijo en el hospital, que él denunció los hechos ante la Fiscalía General del Estado y, al no tener avances de la denuncia, planea acercarse a instancias en derechos humanos.

Marco fue llevado al anexo el 2 de agosto y fue ingresado al nuevo Hospital General el día 6. Zenón presentó la denuncia ante la Fiscalía el 8 de agosto y su hijo murió el día 15.

Pasaron cuatro días desde el momento en que el personal del anexo Sareluz A.C. Un camino hacia la luz sacó a Marco Antonio Bautista de su hogar, cuando su familia recibió una llamada del nuevo Hospital General del estado, para reportar que había sido ingresado ahí, que se encontraba en coma.

La familia de Marco Antonio quería que se rehabilitara de su adicción a las drogas, por lo que buscó en internet centros que pudieran ayudarlo y fue así que encontró Sareluz A.C. Un camino hacia la luz.

El costo y las condiciones en anexos de Querétaro 

Para ingresarlo para su tratamiento, se le impuso a la familia un cobro de 950 pesos a la semana y 300 pesos más para ir por él a su casa, se le exigió una despensa y que le llevaran ropa nueva. A cambio, del anexo se le ofreció a la familia curarlo de la adicción y que para ello sería atendido por personal especializado.

Zenón Bautista acusó a los responsables del anexo de golpear a su hijo desde el momento en que ingresó a ese espacio, y testigos confirmaron la agresión reiterada contra Marco Antonio, quien al momento de morir tenía 20 años.

La información que tiene es que José Luis, a quien reconoce como el “encargado del anexo”, es señalado por testigos de ser quien directamente golpeó a Marco Antonio.

Fue José Luis quien le llamó para decirle que Marco Antonio se encontraba en el hospital.

Durante el periodo que Marco estuvo internado, no se presentó al Hospital General personal del anexo.

“Duró cuatro días ahí, durante ese proceso lo estuvieron golpeando diario en esa institución. Lamentablemente lo metieron a un temazcal, donde sufre quemaduras eléctricas, se le paralizaron sus ojos, se le hacen quemaduras de segundo grado en sus pies.

“Después me lo golpean, hasta matármelo, dejándomelo inconsciente el día 6 de agosto, en el Hospital de aquí, de Querétaro. El día 15 del mes de agosto fallece mi hijo, [esto] por una bacteria que se le ocasionó por la misma quemadura de sus pies y de la golpiza que le pusieron”, declaró Zenón Bautista.

Como directora del anexo, Zenón Bautista identificó a Martha de León Díaz, quien afirmó ser psicóloga.

“Cuando ellos me entregan a mi hijo, a mí nada más me hacen una llamada por teléfono, yo me presento al hospital.

“Cuando yo me presento al hospital, mi hijo ya estaba intubado. Yo vi todas las lesiones que traía él. Posterior, el doctor me dijo que había sido golpeado realmente brutal; me lo dijo el primer doctor el día sábado.

“El día domingo me lo dijo otro doctor, el día lunes me lo dijo otro doctor. Mi hijo estuvo diez días hospitalizado, ahí, en el hospital, el [personal del] anexo nunca se presentó”, expuso el padre de Marco Antonio.

“No pido más que se haga justicia con lo que le hicieron a mi hijo y que no se lo vayan a hacer a más personas, a más chamacos, de edad como la edad de mi hijo, de 20 años”.

Zenón Bautista agregó que tras los hechos, el personal del anexo huyó, mientras que él debió buscar cómo pagar los 41 mil pesos que debió destinar para enterrar a su hijo.

El hombre presentó una denuncia ante la Fiscalía General del Estado el 8 de agosto, tras su declaración, la fiscal de Acusación, Jaqueline Ramírez Aboytes, inició la carpeta de investigación CI/QRO/24785/2022, en la cual indicó que el delito que debería investigar la Fiscalía era por lesiones dolosas.

Desde el día de la denuncia, Zenón Bautista no percibe avance alguno de la Fiscalía, razón por la cual es que analiza recurrir a una instancia nacional o federal para la defensa de los derechos humanos.

Lo único que se le ha dicho es que el anexo había sido cerrado, pero nada respecto a que se haya generado alguna detención.

“Cerrar el anexo es la forma más fácil de salir del problema, cuando lo importante es que se detenga y castigue a los responsables”, acusó.

Argumentó que dentro de la carpeta de investigación también existen irregularidades, pues se afirmó que su hijo llegó con golpes al anexo, pero él sabe que no fue cierto, que él mismo vio que su hijo no tenía golpes antes de ser internado.

“El Hospital General de Querétaro, el nuevo que está allá en la colonia El Jacal, ahí falleció mi hijo. La Fiscalía a mí nada más me está dando vueltas y vueltas y vueltas y me dice que ‘no hay detenidos’, y mi hijo ya cumplió un mes y una semana y no hay detenidos, ¿dónde está la ley? Si fue un homicidio, ¿por qué no se presentan ya responsables?”, cuestionó.

Comentarios