17 / junio / 2021 | 22:14 hrs.

Escuela de ciegos arma rifa para subsistir a la crisis del Covid-19

La Escuela de Ciegos y Débiles Visuales de Querétaro necesita generar el pago de 26 maestros y mantener las actividades de la institución que aún no tiene fecha para reapertura

Escuela de ciegos arma rifa para subsistir a la crisis del Covid-19
Foto: Alma Gómez
Nuestras Historias 08/06/2021 03:46 Alma Gómez Actualizada 10:11

Desde hace más de un año, la Escuela de Ciegos y Débiles Visuales de Querétaro lucha por subsistir a la crisis económica provocada por la pandemia de Covid-19.

Debido a esto, las donaciones han disminuido al mínimo, y por las restricciones sociales tampoco han podido realizar eventos como los Desayunos a Ciegas y la tradicional carrera Cegatón, con los que recaudaban fondos para la manutención de la institución.

La escuela tuvo que suspender el servicio de albergue para personas ciegas, y también se suspendieron todas las actividades presenciales, como clases de primaria y secundaria, y los talleres de tejido, mecanografía, computación y masoterapia.

especial_escuela_de_ciegos_pag_7_3.jpeg

Recientemente un grupo de alumnos de pedagogía acudió a las instalaciones para ver de qué forma podían apoyar a la escuela y el director de la escuela, Alfredo Blandina, se esmeró en contar la historia y la finalidad de la escuela de ciegos, y apoyado de su bastón les dió un recorrido por las aulas, el patio y la cocina de la institución.

“Este lugar es muy importante porque aquí los ciegos recuperan su independencia, muchos llegan aquí sin ganas de vivir, deprimidos, pero conocen a otras personas en su misma situación, aprenden un oficio y recuperan las ganas de vivir, nuestra labor es muy importante, necesitamos de su ayuda”, comenta a los visitantes.

El director les vendó los ojos a los visitantes y recreando un trenecito humano, encabezado por él, los llevó hasta la calle para mostrarles sólo un poco de lo que las personas ciegas viven cada día.

El peculiar grupo avanzó con ojos vendados sobre banquetas cuarteadas, llenas de baches y rampas improvisadas, esquivó con dificultad postes y cabinas telefónicas instaladas a media banqueta.

“¿Es difícil?” -preguntaba Alfredo- esto vivimos los ciegos todos los días, y también nos subimos al camión eh”.

Cuando el recorrido terminó, los alumnos se retiraron y la escuela volvió a quedarse en silencio, sólo tres personas aún asisten, los administrativos.

Alfredo Blandina dice con pesar que aún no tienen fecha autorizada para que las clases presenciales puedan reanudarse en la escuela, y que hasta ahora las actividades se han realizado a través de internet, pero también reconoce que la experiencia nunca será la misma.

“Los ciegos están desesperados, ya quieren volver, esta escuela es su segunda casa, hasta ahora los maestros han impartido clases por internet, pero nunca será lo mismo”.

El director de la escuela reconoce que en 38 años desde que se fundó la escuela, habían enfrentado una crisis económica tan grave como la que viven actualmente. Incluso reconoce que han pensado en cerrar.

Nunca habíamos estado en una situación tan complicada, las donaciones disminuyeron por completo, no podemos realizar las actividades públicas para recabar fondos. La verdad hemos pensado hasta en cerrar la escuela, pero no queremos que eso pase, mucha gente depende de esto, estamos esforzándonos de sobremanera para que esto no pase”, detalla.

Para este grupo vulnerable la situación económica no es el único problema, sino también el de salud. Hasta ahora 12 alumnos ciegos han muerto por Covid. Alfredo Blandina explica que son un grupo altamente propenso a contagiarse del virus, pues muchos pierden la vista debido a problemas como diabetes e hipertensión.

Hemos perdido a 12 ciegos por Covid, muchos de ellos pierden la vista por problemas de salud como diabetes, entonces esa situación de salud ya te hace vulnerable. Otra situación es que las personas no te ayudan como antes, por esto de la sana distancia algunos no quieren ayudarnos a subir al camión”.

Rifa con causa

Durante el último año la Escuela de Ciegos de Querétaro ha subsistido a través de rifas; los alumnos, maestros y el propio director han vendido boletos a familiares, amigos y algunas empresas que se han sumado a la causa. “Necesitamos el dinero para pagarle a nuestros 26 maestros, no podemos dejarlos sin trabajo y los ciegos no pueden quedarse sin estas actividades”, comenta Blandina.

Actualmente el personal de la escuela vende boletos para la rifa de 2 viajes todo pagado, a Cancún (primer lugar) y Puerto Vallarta (segundo lugar), los boletos tienen un costo de $100, y pueden adquirirse en las instalaciones de la escuela, en 15 de Mayo #109 Col. Centro. La rifa se llevará a cabo el 29 de junio con las últimas cuatro cifras de la Lotería Nacional.

“A la gente le pediría que nos apoye comprando un par de boletos, yo mismo puedo llevarlos hasta su domicilio o trabajo, los interesados que me llamen por teléfono 442351 0591, o pueden venir aquí a la escuela. Su ayuda nos permitirá seguir apoyando a los ciegos”, comenta.

¿Quieres comprar un boleto?

Llama al 442351 0591

Temas Relacionados
personas ciegas débiles visuales

Comentarios