19 / junio / 2021 | 23:42 hrs.

En suspenso, venta de uniformes escolares

Pese al anuncio del regreso presencial a clases en el estado de Querétaro, Johana, comerciante en el Mercado Escobedo, afirma que su negocio no registra un aumento de compradores

En suspenso, venta de uniformes escolares
Foto: Mitzi Olvera
Nuestras Historias 11/06/2021 06:11 Domingo Valdez Actualizada 08:50

Johana Rosas interrumpe la conversación para atender a un cliente que pide unos pants de portero. Luego dice que el regreso a clases presenciales no es garantía para ellos en el negocio que atiende en el mercado Escobedo, donde ofrece uniformes escolares que personalizan, además de uniformes deportivos que también dejaron de venderse, pues todas las ligas deportivas, así como las clases, se suspendieron.

El mercado Escobedo luce lleno. Sus puestos están abiertos, a diferencia de hace unos meses, cuando los establecimientos no esenciales, como el de Johana, permanecieron cerrados, debido a la suspensión de actividades por la presencia del SARS-CoV-2, causante de la enfermedad Covid-19.

La joven recuerda que antes de la pandemia, la mejor época era el regreso a clases. Incluso desde febrero, cuando comenzaban la reinscripciones, las ventas aumentaban.

“En el transcurso del año se vendían también, para aquel niño que perdía un suéter. Es muy curioso, pero a los papás les roban los suéteres en las lavanderías, se los pierden o se los echan a perder; que lo llevaban a una lavandería, lo metieron a una secadora y el uniforme se encogió. Pero sobre todo, durante el transcurso del año, porque el niño ya creció, entonces necesitan un pantalón, alguna playera, el suéter, la chamarra”, abunda.

En el caso de la ropa deportiva, en específico del futbol, dice que estuvo detenido cierto tiempo, pero que los deportes se reactivaron y pudieron vender a todas las ligas locales.

Además, durante el año, fueron socorridos, pues vendieron regalos de cumpleaños: los balones o las playeras de los diferentes equipos de la Liga MX. También, en los próximos días, con el Día del Padre, dice, no falta la esposa o la hija que quiere regalarle una playera de su equipo favorito a su progenitor, o algo relacionado al futbol.

“El futbol estuvo menos detenido que lo escolar, que al final de cuentas si no hay clases no hay ventas, porque sí hay una venta por el regreso a clases, pero en el día a día vendes un pantalón, una playera, un suéter”.

“Son muy pocas las mamás que tienen a sus hijos en clases en línea y que les piden que usen uniforme. A veces les dicen que usen una playera blanca y que ese sea su uniforme. Los niños, como no están en clases [presenciales] aunque tengan una playera blanca que le queda corta, no importa porque no se ve en la pantalla”, abunda.

Por el prestigio y la confianza que se le tiene al negocio que fundaron hace 17 años sus padres, Johana señala que trabajan con muchas escuelas, desde preescolar, hasta bachillerato, en la personalización de uniformes. Siempre le ofrecían que en la compra del paquete completo de uniformes, antes del 6 de julio, el nombre bordado de los niños era cortesía.

La recomendación de algunos maestros o escuelas hacía que los clientes llegaran hasta su negocio, para comprar los uniformes que, hasta ahora y desde marzo de 2020, permanecen guardados en sus bodegas.

“Aquí, en el mercado, a nosotros nos cerraron la última semana de marzo [de 2020], y como nuestro negocio no es de primera necesidad, nos forzaron a cerrar por completo. Y no tanto porque nos dijeran que teníamos que cerrar, al final de cuentas no había ventas, porque todo estaba suspendido”, refiere.

En el caso del local del mercado no pagan renta, pero en el caso de la otra sucursal donde paga renta, sí fue complicado, pero se llegó un acuerdo con el arrendador, llegando a convenir la forma de pago para cubrir poco a poco los meses que estuvieron cerrados.

El futbol se reactivó poco a poco y aunque los partidos comenzaron a puerta cerrada en los estadios, al final del torneo ya se permitían seguidores.

Aunque los partidos fueran a puerta cerrada, cuando había duelos importantes, “las familias que se quedaban en casa, hacían una carne asada y estrenaban una camiseta de su equipo favorito”, explica.

En el caso de las escuelas, precisa, “se habla de un regreso a clases la próxima semana. Por ello, los papás están esperando ver qué pasa. No hay un papá que llegue a nuestras tiendas y pida un uniforme porque sus hijos van a regresar a clases la próxima semana.

“Los papás también están esperando cómo es que van a regresar a clases, en qué tiempos, cómo va a funcionar la escuela, que no existan más contagios, y eso los tiene también detenidos. También hay papás que se quedaron sin empleo y que no pueden hacer el gasto”, dice.

Como dato anecdótico, y regresando a la ropa deportiva, señala que en las últimas semanas las camisetas de Cruz Azul se vendieron considerablemente, ello tras lograr el campeonato del futbol mexicano.

Johana muestra uno de los uniformes escolares que están a la espera de los niños que regresen a clases, y que dejen atrás meses de “vacas medio flacas y flacas”. Confía en que pronto todo regrese a la normalidad, o a la nueva normalidad.

Comentarios