El dilema de vivir de la música en Querétaro

Naney, egresado de la UAQ, explora sus opciones en el rock alternativo y complementa su quehacer lírico dando clases presenciales y virtuales

El dilema de vivir de la música en Querétaro
Foto: Cortesía
Nuestras Historias 02/12/2021 07:19 Montserrat Márquez Actualizada 09:19

La música volvió a tomar calor durante el confinamiento por la pandemia sanitaria Covid-19, ya que para muchas personas y hogares fue un acompañante, asegura David Ricardo Domínguez Gómez, mejor conocido como Naney, quien es músico compositor.

“El valor de la música, que es cómo te rescata de no estar solo, te rescata de pasarla más ameno, te rescata de estar pensando otras cosas, de distraerte, de indagar, de leer de acompañarte, hay un valor muy fuerte en la música”, expresó.

Él es compositor egresado de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) ahora tiene un grupo de rock alternativo que se llama Warhol, además tiene trabajo fijo como maestro independiente y en una academia de música.

Antes de decidirse a estudiar música, ya estaba inscrito en ingeniería industrial, porque era bueno para los números, pero se decidió a cambiar de giro.

“Me metí a música y descubrí que eran más números, parte de ciertas estructuras de la música llevan números. Pitágoras fue quien descubrió la vibración de la cuerda y fue un gran matemático, entonces te empiezas a dar cuenta que todo está conectado”, explicó.

Asegura que la contingencia sanitaria ayudó a que mucha gente se animara a tomar clases en línea.

“Ya la gente no está tan cerrada a decir ‘no quiero en línea, porque la música se tiene que dar presencial, porque si no, no quiero’, hubo beneficios, hubo muchos contras, sin embargo, varias personas ya están retomando su trabajo”.

La pandemia, cuenta, abrió un abanico de posibilidades, pero a la vez fue un periodo difícil para el sector musical.

vq_naney_3_132634094.jpg

“Nos puso en la perspectiva de saber hacia donde tiene que ir el trabajo de los músicos, como ahora exigir un poco más de qué pasa si se vuelve a dar una situación así, es importante que nos metamos en el sentido político, pero no de política popular, sino de conseguir mejores trabajos en los que nos den ciertas cosas fijas, como prestaciones”, destacó.

Naney asegura que los músicos en Querétaro no cuentan con el apoyo que requiere el sector, porque en esta época difícil para todos se recordó el valor que tiene la música en la vida cotidiana y principalmente en situaciones de aislamiento.

En la parte de la música comercial, dijo, también la pandemia los afectó por la cuestión de los horarios y la posibilidad de presentarse en ciertos lugares.

“A las 11 todo tiene que estar sin ruido, y pues mucha gente por este sentido no pudo pasarla bien, y eso limita porque salen de trabajar a las 6, llegan al lugar a las 9 y no van a pagar por estar dos horas o escuchar dos horas de música, ellos quieren escuchar o estar más tiempo”, refirió.

Naney recalcó que en el estado faltan espacios donde los músicos se puedan presentar sin importar la hora en la que hacen ruido, y estar preocupados de que tengan que poner sus propios instrumentos.

“Lamentablemente también el músico tiene el lío de no hacer algo al respecto, pero nos gustaría más ayuda”, puntualizó.

Recién egresado de la carrera, decidió ir a probar suerte en Playa del Carmen y le fue bien, debido a que, según él, la amplia cantidad de culturas —que hay muchas en esa demarcación— hace que se aprecie más la música o lo artístico.

“No es por menospreciar, pero si ven el valor de la música y no la subestiman, no la echan para abajo y sí te la pagaban”, afirmó.

En su estadía por Playa del Carmen trabajó en un restaurante francés en el que aseveró le pagaban salarios y propina.

“Pero también hay casos en los que, pues está competido, porque Playa del Carmen, como es muy pequeño, está muy peleado”, señaló.

Para Naney, el asentamiento quintanarroense es el ejemplo de que se puede lograr dar el valor real a la música a través de la diversidad cultural.

“La gente que ya empieza a experimentar el valor de la cosas, empiezan a jalarse, a dar lo que se tiene en materia de arte, allá hay un callejón del arte, es una parte ahí y te das cuenta de cómo deberían ser las cosas”, señaló.

Para él, la música es felicidad, pero a diferencia de lo que muchos creen, es el éxito en su carrera, su sueño no es ser famoso, simplemente es hacer lo que le gusta y le apasiona.

“A veces solamente queremos una vida tranquila, y esa ambición desmedida que existe en muchas personas no siempre debe ser así, como que siempre ven al músico y si no estás en la radio no la estás haciendo, y la verdad es que yo estoy feliz con lo que hago, estoy tranquilo, para mi es todo, es mi vida”, afirmó.

Comentarios