Cecilia, la voz y los controles en Radio UAQ

Egresada de la UNAM, arribó a la estación universitaria en busca de ampliar sus horizontes periodísticos, logrando así, cautivar a la audiencia
Cecilia, la voz y los controles en Radio UAQ
Foto: Mitzi Olvera
29/03/2019
06:16
Domingo Valdez
-A +A

“La radio es una gran compañía, y eso no cambia. La radiodifusión te desarrolla la imaginación, porque como no tienes que estar atento, como en la televisión, estás escuchando y si te están narrando algo te lo vas imaginando y eso es maravilloso, es lo que consigue la radio”, dice Cecilia Georgina Jurado Millán, operadora de los controles técnicos, desde hace 28 años, de Radio UAQ.

En la cabina de controles técnicos de la estación de radio de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) Cecilia se muestra cómoda. Impecable en su apariencia y en su hablar, la mujer, que se confiesa “modelo 51”, señala que su función en la estación es doble, pues además de encargarse de los controles técnicos, debe de ser locutora.

“Nuestras cuatro horas de trabajo son efectivas. Tenemos que estar en cabina, tenemos que hacernos responsables del equipo en cabina, además de todo lo que sale al aire en nuestro turno. Todo lo que sale al aire es nuestra responsabilidad.

“Es un trabajo fascinante, porque recibimos a productores que vienen a hacer programas en vivo, o bien programas que presentamos que están previamente grabados. Aprendemos mucho por lo que nos ofrece cada productor”, indica.

Cecilia ocupa la silla frente a la consola de controles. Detrás de ella, un par de computadoras. Del otro lado, un reproductor de discos compactos. Desde la cabina se escucha la transmisión. La temperatura ahí es fresca al interior.

“Cuando digo que tengo función de locutor es porque en mi horario de trabajo tengo un programa que se llama ‘Matinata’ que es de la denominada música clásica y que es mi responsabilidad presentarlo, para lo cual tengo que contextualizar, tengo que preparar lo que tengo que decirle al auditorio”, asevera.

Cecilia narra que llegó a Querétaro hace 36 años, aproximadamente, proveniente de la Ciudad de México, donde estudió Periodismo y Comunicación Colectiva, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

historia_cecilia_araujo_mo_9633.jpg

Cuando se vio en la necesidad de buscar empleo, le llamó la atención la radiodifusión. Su compañero en aquel entonces, Eduardo Rabell Urbiola, que necesita certificado de locutora para estar al aire, por lo que se puso a estudiar para lograr ese objetivo.

“Eso se hacía antes. Era un examen que constaba de cuatro partes. La primera parte era un examen escrito, pero de cultura general. Era de 100 preguntas. Si aprobabas ese examen, que se hacían en la Ciudad de México, entonces al día siguiente te presentabas a otro, que era Ley Federal de Radio y Televisión. Si aprobábamos este examen, era la pronunciación de cuatro idiomas: inglés, francés, italiano y alemán. Si aprobábamos ese examen, al último pasábamos a una sala, una cabina… donde tenías que improvisar durante cinco largos, eternos minutos. Uno ya sabía que estaba esa prueba y preparabas algo”, asevera.

Ahora, ya no se necesita ese examen. Ahora nada más con que la persona responsable de la radiodifusora certifique que se tiene la preparación suficiente para estar a micrófono abierto se extiende el certificado.

En Radio UAQ, como gente interesada en radio, llegó a capacitarse en cabina. Durante todos los días de ocho a 12 del día acudió durante seis meses para aprender el manejo de los controles, sin cobrar un centavo.

“Cuando ya me dieron la oportunidad de presentar un programa y dar la hora me temblaban las piernas, me temblaba la voz, impresionante. Era una experiencia especial estar al aire en el micrófono, muy interesante, pero de mucha responsabilidad, dirigiéndote a un público”, apunta.

Cecilia precisa que los cambios que ha visto a los largo de casi tres décadas de trabajo en radio son enormes, pues pasaron de una consola con muchos botones, dos tornamesas, grabadora de carrete abierto, promocionales con cartuchera.

historia_cecilia_araujo_mo_9621.jpg

“Ahora ya tenemos consolas de controles técnicos muy modernas, con muchos canales Tenemos la posibilidad de control remoto, que si alguien en la cabina de producción nos envía un audio, nosotros lo transmitimos a través de un canal auxiliar”.

Cecilia recuerda algunas anécdotas

Dice que alguna ocasión, en el programa “A micrófono abierto”, con Ezequiel Martínez Ángeles, que era todas las mañanas, de lunes a viernes. En algún momento tenía a un invitado, mandó al espacio musical, puse la pieza que él solicitó, pero se le olvidó cerrar el micrófono. Afortunadamente estaba más fuerte el volumen de la música y no fue tan audible para el auditorio.

Añade que una pesadilla recurrente entre los controladores técnicos es soñar que llegan a la cabina y no encuentran el material que debían transmitir, un problema que llega hasta sus sueños.

Considera que el internet ha enriquecido a la radio, pues además de apoyarse en investigación bibliográfica, puede usar los recursos de búsqueda en la red, así como hacer transmisiones a través de redes sociales.

Puntualiza que aún no piensa en el retiro, mientras ese momento llega disfruta intensamente el trabajo que la hace feliz.

Comentarios