‘Dejaron las pandillas o las adicciones para adquirir valores’

“Nos llegan chicos de colonias vecinas, que tienen muchos problemas sociales": Gerardo Tomasini, entrenador
AMM, Gladiadores, San Pedrito, Peñuelas, Villas de Santiago, Sport K, Gimnasio, Deporte, Querétaro
Foto: Luis Sánchez
21/10/2017
02:48
Amílcar Salazar
-A +A

Entre los barrios habitacionales Altos del Salitre, El Vergel, Lomas de San Pedrito, Peñuelas y Villas de Santiago, se encuentra Sport K, gimnasio donde Gerardo Tomasini entrena a jóvenes que “han dejado las pandillas o las adicciones para adquirir valores y disciplina” mediante el aprendizaje de las Artes Marciales Mixtas (AMM).

Se trata de un centro deportivo que además habría dado a la ciudad de Querétaro “unos doce campeones”, según calcula el joven peleador Brian Ríos, quien hoy luce el cinturón de la categoría estatal de 61 kilogramos.

Artículo
“El Gallito”, “El Pantera” y otros luchadores se meten a la jaula octagonal para pelear donde se “vale de todo”
Gladiadores, la juventud se refugia  en las Artes Marciales Mixtas Gladiadores, la juventud se refugia  en las Artes Marciales Mixtas

Instructor treintañero, Tomasini afirma a este diario estar convencido de que el deporte (“algo que comúnmente olvidan tanto padres de familia como gobernantes”) es la mejor manera de prevenir y combatir los problemas sociales que afectan a la juventud.

“Nos llegan chicos de colonias vecinas, que tienen muchos problemas sociales. Pero aquí se les rescata y pronto vemos que se alejan del pandillerismo, de las drogas, del alcohol y del cigarro. Aprenden que el deporte no va con adicciones”.

Artículo
“Las AMM son el mejor deporte para canalizar toda esa energía que trae un joven desde que nace. Aquí sólo les damos disciplina, técnica y valores”: Domingo Márquez, fundador de The Fraternity
De zonas rurales a jaulas octagonalesDe zonas rurales a jaulas octagonales

Tomasini rechaza ciertas ideas comunes, acerca de que las escuelas de artes marciales pudieran fomentar la violencia o servir de entrenamiento para maleantes.

“Puede ser que llegue alguno con cierta malicia, pero uno ya reconoce los patrones. Más que buscar delinquir, muchos jóvenes llegan porque buscan defenderse en el barrio o el colegio; el famoso bullying o acoso escolar. Pero el mismo deporte ayuda, porque al acompañarse de valores y disciplina, pronto ven que esto no se encamina hacia al ataque, sino a la defensa. Más que buscar la agresión, se evita”, mencionó.

“En cuanto a potenciales delincuentes, la verdad es que difícilmente uno de estos fulanos haría el sacrificio de entrenar. Tú lo ves en la calle. El delincuente trabaja de otra forma, a lo mejor más cómoda, usa armas blancas o de fuego. Y aquí es donde a muchos de los ciudadanos les conviene saber técnicas de AMM, para aplicarlas en la defensa personal”, aseguró Tomasini.

Comentarios