La Señora de El Pueblito, una tradición 100% queretana

Danzantes, religiosos y público acompañaron coronación número 71 de la virgen
México, El Pueblito, Grupos tradicionales, Cultura popular, Virgen, San Francisco, La Cruz, Concheros,
Entre los participantes de la procesión destacan los frailes franciscanos, quienes organizan la fiesta (FOTOS: RICARDO LUGO. EL UNIVERSAL)
20/10/2017
02:32
Domingo Valdez
-A +A

Es la imagen más antigua y 100% queretana. Como tal, formó parte de la historia de México y del estado, pues fue estandarte de dos bandos e incluso tuvo que ser ocultada en un muro. Con casi cinco siglos de culto, Nuestra Señora de El Pueblito cumple 71 años de ser coronada, razón por la que los fieles y los franciscanos la celebran.

El 17 de octubre se celebra la coronación de la virgen, cuya devoción es casi tan antigua como la ciudad de Querétaro. Ese día, la imagen del virgen es llevada del templo de San Francisco, al de La Cruz, en una procesión que congrega a grupos de concheros, así como otros conjunto de devotos que se unen al contingente.

virgen_del_pueblito_19.jpg

Al paso de los concheros los queretanos se detienen a ver a estos grupos tradicionales y que pertenecen a la cultura popular del estado. Los cohetones anuncian la llegada de la santa imagen. Su estruendo es acompañado del sonido de los tambores, a cuyo, ritmo los concheros ejecutan sus rutinas de baile, con las cuales honran a virgen.

Entre los participantes de la procesión destacan los frailes franciscanos, quienes organizan la fiesta. Los sacerdotes, con sus típicos hábitos color café, caminan juntos. Con ellos va fray Hugo Córdova Padilla, rector del templo de La Cruz, quien explica que la fiesta responde la 71 aniversario de la coronación pontificia de la virgen de El Pueblito.

“De hecho, esta fiesta es por lo que tiene la fecha de coronación, 71 años. Esto fue por decreto episcopal, de don Marciano Tinajero y Estrada, y que fue tan impresionante la fiesta de la coronación que decretó que cada año se trajera la imagen de su santuario y aquí (La Cruz) se le realizara su fiesta de aniversario”, narra, mientras camina calle arriba sobre Independencia, rumbo a La Cruz, mientras el ritmo de los tambores acompaña a los fieles en su caminar, al mismo tiempo los vecinos salen de sus casas, llamados por la tradición y, en algunos casos por las alarmas de sus automóviles.

“Cada año se trae la imagen, pero primero llega al templo de San Francisco. Allí se le hace un novenario, su fiesta, que es el 17 de octubre, y el 18 la visita del templo de La Cruz, porque aquí, atrás de la iglesia fue donde se coronó, lo que era el campo del convento”, abunda fray Hugo.

virgen_del_pueblito_3.jpg

La circulación se cierra en las calles del primer cuadro. Con ayuda de los policías municipales se evitan un conflicto vial mayor o algún percance, pues hacen los cortes correspondientes en avenidas y calles.

Los apaches entran en acción. La tarde se convierte paulatinamente en noche, pero la procesión continua, vistosa, llamativa, ruidosa, con sus tocados de plumas, sus caracoles en los pies, su maquillaje en el rostro. Un grupo llama la atención. Es un conjunto de apaches danzan de un lado de la calle del otro lado los “soldados de Estados Unidos”, con su bandera de Betsy Ross, con la barras, y sólo 13 estrellas, representando a las colonias americanas de esa época.

Los primeros grupos de concheros ya llegan al atrio de La Cruz, y aún la virgen de El Pueblito solo se vía a lo lejos. La participación es nutrida por parte de concheros y grupos religiosos que se unen, como una tradición de 71 años.

“Cada año de los apaches, de los danzantes vienen más, bastantes grupos. No sé cuántos sean, pero son numerosos”, subraya el fraile, quien agrega que la devoción a la virgen de El Pueblito es más añeja que la que se tiene por la virgen de Soriano, en el municipio de Colón.

virgen_del_pueblito_6.jpg

Apunta que la virgen de El Pueblito es venerada en todo el estado, y la imagen data del año 1631, “es una figura propiamente queretana, elaborada aquí, en Querétaro, por un fraile franciscano, fray Sebastián de Gallegos. Es la imagen con la que se evangelizó el estado. La virgen de Soriano fue traída de España y es posterior”.

Esta imagen mariana ha estado presente en dos momentos de la historia de México en el siglo XVIII, siendo nombrada Generala. Uno fue en la lucha por la independencia de México, cuando los realistas le pusieron esa distinción. Otra fue durante le guerra de Reforma, cuando los conservadores la volvieron a nombrar generala.

El religioso agrega que hubo otra etapa en la historia de México, en donde la virgen tuvo que ser escondida: La guerra Cristera. Fray Hugo narra que la virgen duró emparedada durante tres años, en la calle de Pasteur. “Se emparedó, precisamente para protegerla, y fue justamente por la persecución de la iglesia. En el santuario la virgen duró dos años, pero oculta ahí dentro del santuario, también por lo mismo, por la persecución religiosa, que fueron los años en los que se suspendió el culto. Cuando se vuelve a traer la imagen se saca y se reanuda”, explica.

virgen_del_pueblito_8.jpg

Por otro lado, comenta que la festividad la organizan los frailes franciscanos del templo de San Francisco y los de La Cruz.

La virgen llega al atrio de La Cruz y es recibida por todas las campanas del templo. Miles de personas también le dan la bienvenida. Los grupos de concheros continúan con sus danzas. Unos en parte del atrio, otros a un costado, en la calle de Independencia, donde siguen con su singular formar de demostrar su fe.

Se lleva a cabo una misa al aire libre, en el atrio de La Cruz. Previamente la virgen fue colocada en una base especial, desde donde puede ser observada por todos los fieles, que llenan el atrio del templo, que nuevamente es escenario de una festividad religiosa con tradición.

Alrededor del atrio los puestos de comida ofrecen desde elotes y esquites, hasta guajolotes, gorditas y buñuelos, que son un buen complemento para la fiesta religiosa. No sólo los queretanos disfrutan del evento. Se observa a varios turistas extranjeros que toman fotografías a todos los aspectos que les interesan.

La noche ya cae sobre la capital queretana. La festividad concluye con la quema de un castillo de fuegos artificiales que iluminan el cielo nocturno, arrancando los “Ahhh” de quienes ven la ejecución del mismo, en una más de las tradiciones queretanas, con más arraigo, a pesar de no ser tan antigua.

virgen_del_pueblito_11.jpg

Comentarios