“Se fue con el novio, dijeron en la Fiscalía”, padres de desaparecida

Padres de joven desaparecida solicitaron ayuda durante una conferencia de prensa
Desaparecida, fiscalía, Amealco, DDHQ, Defensoría de los derechos humanos, Eva, alerta amber, IQM, Querétaro
Los familiares de Eva María, de quien no se sabe nada desde el 29 de abril, denuncian que tuvieron que insistir para que la fiscalía iniciara la investigación del caso. (CÉSAR GÓMEZ. EL UNIVERSAL)
20/05/2017
04:55
Domingo Valdez
-A +A

La última vez que vieron a Eva María Pascual Julián fue la noche del 29 de abril pasado. Sus padres, Nazaria Julián Santiago y Cirilo Pascual, recurrieron a las autoridades para denunciar su desaparición, pero hasta la fecha no saben nada de la menor de 16 años de edad, quien junto con sus progenitores radica en la comunidad de San Ildefonso, municipio de Amealco.

Los padres de Eva, acompañados por habitantes de dicha comunidad, realizan una rueda de prensa afuera de uno de los conocidos cafés de la Plaza de Armas. Portan carteles que han impreso con una foto de Eva María y los generales de la adolescente.

Eva, de 16 años; estatura: 1.52 metros, tiene una cicatriz de aproximadamente dos centímetros en el entrecejo. El día de su desaparición vestía mallón negro, blusa rosa de manga corta rosa y negra por la espalda.

Además de informar de la fecha y el lugar de desaparición los familiares afirman que: “Si una persona desaparece lo urgente es buscarla, no juzgarla”.

Nazaria, la joven madre, narra que el día de la desaparición de Eva estaba cocinando, cuando llegó su esposo y le pidió de cenar. Acto seguido fue a la habitación de la joven, pero ya no estaba.

“Tenía que estar dormida a esas horas, me dijo que le dolía el estómago, que se iba a acostar, para ver si se le quitaba el dolor. Le dije que sí, que nada más terminaba de preparar la cena y le iba a poner una pomada para ver si se le quitaba”, indica.

Dice que Eva suspendió sus estudios, de nivel bachillerato, este año pero el próximo ciclo escolar los retomaría.

Luego de buscarla toda la noche y no localizarla, acudieron a la Fiscalía del estado a interponer una denuncia por la desaparición de Eva, pero las autoridades les dijeron que no procedía porque fue por su propio pie, ya que no se había visto ningún vehículo o personas que se la hubieran llevado, pero finalmente se inició la carpeta de investigación.

Agrega que al acudir a la Fiscalía de Amealco les dijeron que se había ido con el novio, que “seguramente al tercer día iba a aparecer, que nos iba a traer refrescos, el pan, que para qué nos preocupábamos, esa fue su respuesta y no nos quisieron activar el [la alerta] Amber”, comenta.

Sin embargo, después de tanto insistir los padres fueron enviados a las oficinas de la Fiscalía en San Juan del Río, donde los funcionarios se molestaron porque en Amealco tienen el personal necesario para iniciar la investigación.

Por ello, decidieron presentar una queja ante la Defensoría de los Derechos Humanos de Querétaro (DDHQ). “El fiscal se estuvo burlándose de mí. Me preguntó primero si era indígena. Le dije que sí. Se va, y vuelve a preguntarme si era indígena. Le dije que sí y que estaba muy orgullosa de serlo”, agrega.

Apunta que en su afán de localizar a Eva María recurrieron a sus amistades, en especial a una amiga, a quien le preguntaron y dijo que no sabía nada. Aunque en las pesquisas que se han hecho surgen nombres de personas que ella no conocía.

“Ni novio tenía, que supiéramos nosotros, no. Al contrario, platicaba con ella sobre las situaciones que están pasando en San Ildefonso, y estaba asustada por lo que había pasado hace unos meses, cuando violaron a una niña y la mataron. Para salir lo pensaba, y nunca salía sola, siempre salía con sus hermanos”, precisa Nazaria, madre de cinco hijos, Eva, la segunda de ellos.

Agrega que en San Ildefonso hay muchos jóvenes cuya única ocupación es robar y asaltar, inclusive llegan a matar. Apenas en Semana Santa se registró el homicidio de un joven, a quien aún con vida arrojaron a una barranca, donde fue localizada pero por la gravedad de sus heridas no sobrevivió.

Destaca que gracias a las gestiones del personal del Instituto Queretano de la Mujer (IQM) ha sido tratada con mayor dignidad en la Fiscalía, porque cuando iba sola era blanco de burlas y críticas, pero desde que la acompañan el trato que ha recibido ha sido más digno.

Nazaria espera que Eva María, joven tranquila, quien anhela terminar su bachillerato para ingresar a la universidad aparezca pronto.

Por su parte, Cirilo recuerda que, efectivamente, en la Fiscalía les decían que Eva María estaría de regreso en su casa en una semana.

Refiere que el jueves siguiente a la desaparición de su hija, acudieron a las instalaciones de la Fiscalía, donde la encargada de la oficina, Andrea López Ugalde, se mostraba renuente a recibirlos, pues uno de sus ayudantes negó que tuvieran una cita programada.

“Como Eva no es hija de un político, si fuera hija del presidente, del gobernador, de alguien importante, el gobernador estaría metido y toda su gente, para buscarla y encontrarla, pero como nosotros somos indígenas nos discriminan”, dice Cirilo.

Como muchos hombres en Amealco, Cirilo se dedica a trabajar el sillar, empleo con el cual apenas obtiene dos mil pesos mensuales.

El hombre, con los ojos llenos de lágrimas, revela que la situación por la que pasa es muy dolorosa, tanto para él como para toda su familia.

“Es un dolor que no se lo deseó a nadie. Es un dolor muy grande, se siente muy feo no saber nada [de su hija], de no saber dónde está, cómo está. Lo único que queremos, como hemos dicho, es encontrarla, sea como sea, queremos encontrarla ya, que las autoridades hagan algo, porque no hacen nada”, subraya.

Añade que el personal de la Fiscalía les ha comentado que quieren seguir investigando el caso, quieren comenzar a buscar a la joven en el Estado de México (muy cerca de San Ildefonso) pero todavía no les han dado autorización porque apenas está en proceso dicho trámite.

“Tiempo que no tenemos. No tenemos tiempo, no sabemos cómo está la chamaquilla, pero sinceramente veo que no van a hacer nada. Como estoy viendo, como hemos tenido pláticas con ellos, no hay ningún avance, no nos dan ninguna esperanza que la vamos a encontrar”, lamenta con voz entrecortada.

Adelanta que seguirán buscando a su hija, organizándose en todas las comunidades, aprovechando que el caso ha llamado la atención de la mayoría de los pobladores, quienes de manera constante llegan a su casa, entre vecinos y amigos a preguntar sobre el paradero de Eva María.

“La única respuesta que le damos a la gente es que no sabemos nada, no tenemos ninguna respuesta, no hay noticias. Ahorita nos estamos organizando en todos los pueblos, invitando a las organizaciones, invitando a los maestros, a muchachos de las escuelas, para que el 31 de este mes nos movilicemos a la Fiscalía del Estado, a ver si se puede hacer un poco más de presión”, puntualiza. 

Comentarios