Dan 45 años de cárcel a sacerdote por abuso sexual a niños sordos en Argentina

En el juicio se narraron los abusos sufridos entre 2005 y 2016 por una decena de alumnos del Instituto Antonio Próvolo para niños sordos y con problemas de audición
Dan 45 años de cárcel a sacerdote por abuso sexual a niños sordos en Argentina
Protesta contra los sacerdotes acusado de abuso sexual (Foto: EFE)
25/11/2019
03:30
MENDOZA, Argentina
AP
-A +A

Un tribunal argentino condenó el lunes a 42 y 45 años de prisión a dos sacerdotes católicos por el abuso sexual de niños sordos en un colegio de la provincia cordillerana de Mendoza.

A tres años del escándalo que sacudió a Argentina, el sacerdote italiano Nicola Corradi, de 83 años, fue sentenciado a 42 años mientras que el cura argentino Horacio Corbacho recibió 45 años. Ambos escucharon con gesto serio el fallo dictado por el Tribunal Penal de la ciudad de Mendoza, unos mil 100 kilómetros al oeste de Buenos Aires.

La corte formada por tres jueces también condenó al laico argentino Armando Gómez, de 49 años, a 18 años de cárcel.

El veredicto, que puede ser apelado, se dio a conocer después de un juicio histórico que duró más de tres meses y en el que se ventilaron los abusos sexuales sufridos entre 2005 y 2016 por una decena de alumnos del Instituto Antonio Próvolo para niños sordos y con problemas de audición de la localidad mendocina de Luján de Cuyo.

Sobre estos casos, que tienen como protagonistas a dos clérigos en su tierra natal, el papa Francisco no ha hecho comentarios públicos.

El proceso ya tiene como condenado al monaguillo Jorge Bordón, de 51 años, quien confesó el año pasado, durante un juicio abreviado, que fue autor de once abusos y tendrá que cumplir diez años de prisión.

Abusos sexuales de los sacerdotes

En las audiencias del proceso se conocieron los testimonios de jóvenes de ambos sexos sobre supuestas violaciones y toqueteos cometidos por los sacerdotes en sus dormitorios y en los baños del colegio de Argentina. 

Los testimonios fueron considerados verídicos en la etapa de instrucción previa al juicio y avalados por distintos elementos encontrados en los allanamientos al instituto, como registros de las denuncias realizadas por padres que luego caían en saco roto, ropa interior presuntamente manchada con semen de los imputados o fotografías de una menor desnuda en la computadora de Corbacho y las cadenas que éste supuestamente usaba para amarrar a una joven con el fin de someterla.

Los presuntos abusos ocurrían generalmente los fines de semana y las víctimas eran los alumnos pupilos, quienes a su vez sostuvieron que eran amenazados para no denunciar lo ocurrido.

El Instituto Próvolo, ubicado en Mendoza, mil kilómetros al oeste de Buenos Aires, fue cerrado en 2016 después de que estallaron las primeras denuncias en la justicia por abusos cometidos desde 2004.

Comentarios