“La llegada de empresas beneficia a todos”

22/04/2016
02:54
-A +A

El secretario de Desarrollo Económico y Sustentable de Guanajuato, Guillermo Romero Pacheco, afirmó que ahora se debe ver el trabajo de atracción de inversión como un tema regional y no de estados o ciudades, pues con la llegada de las empresas, son diversas las entidades las que se ven beneficiadas, por ejemplo con el arribo de la armadora de Toyota, la cual podría arrastrar alrededor de 50 empresas en un primer momento.

¿Cómo es el proyecto económico del estado?

Antes de entrar al tema, un poco de introducción, para dar contexto de que Guanajuato es un estado diversificado, es la entidad con más ciudades medias en el país, tenemos más de 15 municipios de más de 100 mil habitantes.

Eso es importante, porque si vemos que tenemos la cuarta ciudad más importante de todo el país que es León, pero apenas tiene 30% de la población del estado, da una idea de cómo está distribuida la población.

Ya hablando como región, somos el estado más habitado, con casi 6 millones de habitantes; nuestra población económicamente activa es mayor que la de Querétaro, San Luis Potosí y Aguascalientes sumada, pero junto con estos estados y Jalisco somos una zona muy dinámica que se complementa muy bien.

El tener varias ciudades medias ayuda a diversificar al estado y estar en la región con el resto de las entidades ayuda a complementarse.

En Guanajuato las distancias son cortas, relativamente, a comparación del norte, pero densamente poblado, lo que es una característica del bajío.

Todo lo que ahora vemos tiene como secreto la continuidad, este proyecto económico viene desde hace 20 años y ha tenido, afortunadamente, la buena decisión de los gobiernos en turno de darle continuidad; y hablo sobre todo de la parte de desarrollo económico.

Con ello me refiero a que proyectos que empezaron hace 15 o 16 años, hoy son toda una realidad, como el Puerto Interior.

Entrando a la parte automotriz, entre 1993 y 1994, con el entonces gobernador Medina se logró captar a General Motors, una planta que había dejado la Ciudad de México, y que peleó con otros estados y que sí tenía algunas empresas proveedoras, pero no grandes empresas.

Hoy en día tenemos un clúster, después de la llegada de General Motors, vino mucha proveeduría de tier 1, 2. 3 y 4; viene una etapa de consolidación y luego otra vez de crecimiento con la llegada de la fábrica de motores de Volkswagen a Puerto Interior, ellos hacen motores, no los de diésel, hacen de combustión interna.

Y desde la pasada administración tenemos un gran impulso con empresas japonesas, ya había algunas empresas de aquel país.

En el clúster automotriz de Guanajuato se tiene entre 370 y 380 empresas, el principal socio comercial es Japón y en segundo lugar compiten Alemania y Estados Unidos.

Se realizó un estudio, denominado “Guanajuato siglo XXI”, generado por la sociedad y académicos que da la visión de ir hacia un clúster industrial aprovechando el corredor industrial del estado junto con Querétaro.

Con la finalidad de atraer inversiones, se creó una comisión de atracción de inversión, donde participan entre cinco y seis empresarios y algunos funcionarios, y tenemos ejecutivos que atienden la promoción de estos proyectos, pero en 1996, se envió a una persona a Estados Unidos para que capte inversiones, no sólo de aquel país, sino también de Europa.

Hay un contacto estrecho y estamos dando seguimiento a todo lo que está surgiendo, eso te da muy buena ventaja porque está en forma directa y en tiempo real viendo cómo va todo.

Esto funciona bien porque nosotros acompañamos la inversión desde un principio, nosotros, simplemente promovemos; aunque a final de cuentas en la empresa la que decide en dónde instalarse, de acuerdo con la necesidades que tenga de espacio, gente, gas, ferrocarril y nuestra obligación es ponerle las opciones.

Con la comisión de empresarios y gobierno se logró concretar la creación de incentivos, que no creo que sea por eso que lleguen las empresas, porque es más que eso; pero para obtener esos apoyos se ve, principalmente, cuánto va a invertir y cuántos empleos va a generar, pero no en un año, sino en cinco años, donde son proyectos a largo plazo; por ello se incentivan.

Cuando se sabe que la inversión va a llegar se analiza la posibilidad de darle algunos incentivos, y es esta comisión la que aprueba o modifica, después hay un convenio con la empresa, una fianza y seguimiento con la compañía, donde se les pide que comprueben la generación de empleo e inversión.

¿Qué se ofrece a los inversionistas?

A diferencia de Querétaro y quitando Puerto Interior, los parque industriales son privados, no son del gobierno; el Puerto Interior por un principio lo fue, pero se ha ido soltando porque al adquirir su propiedad se va, pero el resto son privados.

Nosotros incentivamos a la empresa, no al parque. Si acaso, en alguna ocasión se le requiere participar con el gobierno federal y municipal en infraestructura para accesos y todo lo que necesiten, pues es fundamental.

Debemos cuidar muy bien nuestras carreteras estatales y conectarlas con las federales e ir buscando infraestructura, porque finalmente tenemos esta carretera que desde León hasta Celaya pero que llega hasta Querétaro y que es la tercera más transitada del país.

La parte de seguridad también es muy importante, también en Guanajuato, creo yo, con sus problemas, en el bajío en general estamos en un mejor contexto, sin dejar de reconocer que hay complicaciones y eso es muy importante.

¿Desde cuándo se trabajó para atraer a Toyota?

Desde 2002, se tuvo el primer acercamiento con Toyota, y todos querían captarla; entre 2006 y 2008 se retomaron las negociaciones, y para este último año ya estaba “con una llanta” en Guanajuato, pero en 2009, con el tsunami y la crisis financiera de aquel país decidieron que no, y estaba muy adelantado.

En el espacio que originalmente era para Toyota, Honda se interesó y llegó a establecerse y eso fue muy importante, pues se tenía una nueva ensambladora.

En cuestión de casi un año o meses, Mazda, que sólo tiene una planta fuera de Estados Unidos, decide llegar a Guanajuato. Cuando se tienen dos plantas japonesas, Toyota re-pensó su proyecto y se viene un auge de hace alrededor de seis años de empresas japonesas.

En esta administración se marcan algunas características, donde destaca el interés de compartir el desarrollo económico con las otras ciudades del corredor industrial, para generar infraestructura en todos los municipios del estado y esto es una realidad.

Se empieza de nuevo una negociación y Toyota pide ubicar un sitio con muchas características especiales y un sitio de más de 600 hectáreas, y está a siete kilómetros de Querétaro. Esto fue un reto muy grande.

Aunque la planta está muy cerca de Querétaro no hay competencia porque somos complementarios. A mí me da mucho gusto que si una planta se queda en otra entidad, porque nos va a beneficiar a todos.

Ya teniendo ubicado el predio se comenzó a trabajar en el esquema de incentivos, y resulta que el consejo decide que se entregó la tierra, la cual es un híbrido porque tiene propiedad privada y ejido, la mayoría fue adquirida, pero menos de 20% son tierras que están en proceso de expropiación federal para completar las hectáreas que se necesitan.

El año que entra inicia la construcción de la planta y la infraestructura por parte del gobierno federal, para 2018 se espera terminar y que a final de ese año se hagan pruebas. Se espera que desde 2017 se inicie la capacitación de personal. Para julio de 2019, se espera el arranque de la planta.

En el lugar sólo se fabricará Corolla, el auto más vendido de la marca, el cual tendrá, en una primera estimación, una producción de 200 mil unidades al año. Es una inversión de más de mil millones de dólares con la generación de 2 mil empleos.

¿Qué tipo de empleos generara?

Son empleos, principalmente operativo general, operativo especializado, técnicos y lo que es supervisión y producción, administración y líneas.

Es una inversión que va a beneficiar a todos. Nosotros esperamos que traiga unas 40 o 50 empresas proveedoras, más las que puedan llegar por su cuenta, asimismo las expansiones que provoque esta planta, no sólo en Guanajuato, sino en todo el bajío, e incluso otras partes del país.