Difunde la UNAM la importancia del sueño

Metrópoli 10/02/2015 00:04 Actualizada 09:49

Del 10 al 14 de marzo se realizará la onceava edición de la Semana del Cerebro del Instituto de Neurobiología (INB) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con una serie de conferencias gratuitas para niños, jóvenes y adultos, con el fin de difundir la importancia del sueño.

En conferencia de prensa, Patricia García Horsman, integrante del comité de difusión, dijo que la semana “Reconéctate cerebro”, pretende informar sobre la necesidad de dormir el tiempo suficiente y bajo las condiciones adecuadas, para mejorar los procesos.

En estas actividades se analizará el sueño como mecanismo de mejora de las conexiones del cerebro para los procesos cognitivos, que impactan en el peso, el crecimiento y la educación, sobre todo en los adolescentes.

Afirmó que “en los últimos meses se ha dado una atención principal a la conectividad del sistema nervioso, cómo se conectan estructuras con otras y tratar de mostrar a los visitantes la importancia de establecer estas conexiones. Es proteger estas conexiones teniendo buenos hábitos, entre ellos la alimentación y una de ellas es el dormir bien, el descansar”.

Recordó que desde la antigüedad las personas afirmaban que sin dormir bien, no se practicaban de manera adecuada las actividades escolares, incluso hay quienes consideran que tiene un impacto en el peso corporal.

“Debe haber un periodo específico, regularmente decimos ocho horas, por decir un promedio, la mayoría de las personas duerme ocho horas, pero hay quienes duermen siete o seis y pueden tener una actividad muy buena, es decir, están bien así, especialmente los niños requieren de más sueño, especialmente los adolescentes y así lo hacen, pueden pasar largas horas dormidos”, abundó la especialista.

Explicó que las horas de sueño son mayores en los adolescentes, porque el cerebro termina de madurar después de los 20 años y es importante establecer conexiones de las áreas prefrontales, las últimas en llevarse a cabo.

“Es normal que los jóvenes tengan mucho sueño, es normal que la pasen durmiendo, no es algo patológico, cuando pase la adolescencia se establece el patrón”, agregó.

En el caso de los bebés, es normal que duerman la mayor parte del día para realizar las conexiones mentales que requieren, al no estar completamente desarrollada su masa encefálica.

Noches en vela por la red. El internet, la televisión, incluso las actividades, tienen impacto en las costumbres del sueño de los queretanos, afirmaron la investigadora del INB, Andrea Cristina Medina Fragoso y García Horsman.

El uso de los aparatos electrónicos acorta los periodos de sueño, lo que podría reducir el tiempo de mantenimiento y limpieza que las células le dan al “cerebro” por las noches.

García Horsman puntualizó que debido a internet y televisoras que ofrecen programas muy noche, los individuos tienden a cortar su ciclo de sueño “y necesitamos dormir al menos cinco ciclos de 90 minutos”.

Andrea Medina agregó que no hay una estadística fija que demuestre el incremento de trastornos del sueño.

Temas Relacionados
difunde LA UNAM importancia del sueño