Escaso, acceso para contabilidad digital

08/08/2016
01:05
-A +A

El 20% de comercios que operan en comunidades de San Juan del Río, registrados al Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), se dieron de baja al carecer de las herramientas para generar su contabilidad electrónica, reportó la Cámara Nacional de Comercio (Canaco).

El presidente del organismo, Salvador Hernández, explicó que estos comerciantes acudieron previamente al módulo de afiliación que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) instaló en la Canaco para darse de alta y formalizarse, pero no continuaron con su registro por la falta de herramientas digitales para realizar su facturación y obtener su firma electrónica.

“Hemos notado que con mayor frecuencia desisten de operar formalmente los comerciantes que se encuentran en comunidades donde carecen de internet o no tienen recursos para comprar el equipo de cómputo y realizar su contabilidad electrónica. Se les apoyó con asesorías, pero sigue siendo complicado para ellos cumplir los requisitos fiscales”, indicó.

Explicó que, a través del módulo del SAT, se inscribieron al RIF a 250 comerciantes de comunidades, propietarios en su mayoría de misceláneas; sin embargo, se dieron de baja 50 por no poder cumplir con la facturación electrónica.

Aunque el módulo sigue operando y personal de la Canaco orienta a los propietarios de negocios sobre los beneficios de formalizarse, el presidente de la cámara reconoció que decayó el interés de comerciantes para darse de alta.

De acuerdo con el administrador local del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Guillermo Corona, el estado cuenta con 91 mil 500 afiliados el RIF, 18% se ubican en San Juan del Río.

A pesar del pronóstico de la Canaco respecto de las incorporaciones, aseguró que es favorable el aumento de contribuyentes, lo que representa una disminución de la informalidad; pero reconoció que se requiere reforzar la promoción del régimen en zonas rurales.

Recordó que el SAT ofrece orientación a los contribuyentes y les apoya en la realización de su contabilidad electrónica, con el objetivo de que no tengan dificultades en cumplir con estas disposiciones.

“Si consideramos que en 2014 había 64 mil pequeños contribuyentes y hoy 91 mil 500 del ahora denominado RIF, eso significa que vamos por buen camino”, dijo Corona.