13 / junio / 2021 | 12:47 hrs.

Usuarios confían en centros de llenado

Metrópoli 01/04/2014 00:05 Actualizada 11:48

Usuarios del servicio de autoservicio de llenado de garrafones tienen plena confianza en este sistema de purificación, de acuerdo con un sondeo realizado por El UNIVERSAL Querétaro.

Los usuarios de ese servicio explicaron que no pueden observar el mecanismo completo en los puntos de llenado, pero los consumidores creen que el agua tiene un sabor diferente que no es desagradable ni dañino.

Localizados en diferentes puntos de la ciudad y la zona conurbada, el promedio de consumidores diarios es superior a los mil por cada uno de los puntos.

De acuerdo a las especificaciones que tienen al exterior, el proceso de filtración es a través de ósmosis inversa, que en la naturaleza se presenta por medio de vasos capilares que absorben agua.

Los diferentes procesos de purificación y filtrado que utiliza la Comisión Estatal de Aguas para abastecer de líquido a la capital del estado tiene la capacidad de proporcionar la potabilidad del agua, pero la creencia popular indica que el agua de la tubería no tiene la pureza necesaria para ser consumida directamente de la llave.

“Si la tuviera que calificar le pondría un 10, porque la de la llave no, sabe bien feo, con tanto cloro que le ponen, esta no sabe a nada, esta agua si está bien limpia y no tiene sabor, sabe a agua, yo normalmente relleno mi garrafón cada tercer día, ahorita vine por poquita, sólo pagué tres pesos pero normalmente compro la recarga de a 10”, explicó la señora Marcela Mandujano, consumidora regular de este tipo de servicio.

El proceso de servicio inicia cuando el cliente llega con su garrafón limpio, coloca la botella en la ventana de servicio, cierra la compuerta, deposita una moneda y presiona el botón de servicio, tres pesos equivalen a un galón y 10 pesos son 20 litros, mismos que rinden para una familia al menos por dos días de consumo.

“Para nosotros el agua es muy buena, desde que vimos un video en internet de que los vendedores de agua Bonafont llenan los garrafones en la calle, a partir de ahí preferimos comprar en estos lugares, se escucha una bomba que hace llegar el agua a las boquillas de servicio, pude ver cuándo estaban acondicionando el tinaco y la tubería y toda es completamente higiénica, por lo mismo no dudo de la calidad del agua! expreso Jesús Alejandro Gaytán, consumidor de agua y que utilizan en su familia al menos un garrafón diario.

Este tipo de lugares son completamente automáticos y requieren de un mantenimiento mínimo, tan solo una vez a la semana llega el personal de la empresa para retirar el dinero de las alcancías y reponer las tapas para los diferentes garrafones con lo que el sistema de autoservicio se mantiene sin abusos.