La queretana hippie que llevó el sabor mexicano a París