#Crónica| Voluntarios se unen para salvar al río Querétaro