#Crónica| Querétaro Maratón, un desafío personal