Arte visual. Parisinos disfrutan el ojo impresionista de Van Gogh