Güilo y pulque, tradiciones que la autoridad prohíbe

Especiales 05/10/2018 08:55 Actualizada 08:55

Los comercios foráneos arrebatan la clientela a las muchas casitas-fonda de Amealco, donde la autoridad sólo les deja servir café y refrescos a sus visitantes.

Acompañar un plato de guajolote en mole con un tarro de pulque es una tradición en la tierra amealcense.

Sobre la mesa del cliente yace un robusto muslo de güilo inmerso en un mar de la típica salsa amealcense cocida con 17 ingredientes.

El criador de guajolotes Ramiro Reyes cree que el corredor del mole y del pulque de Amealco podría ser “un cuento”-

La estricta reglamentación sobre el consumo de bebidas alcohólicas desfavorece al pequeño comercio.