Los Ángeles Azules convierten en pista de baile el Auditorio Nacional

La agrupación armó una fiesta en grande con diez mil personas que bailaron al ritmo de la cumbia en compañía de Belinda y la Orquesta Sinfónica
Los Ángeles Azules convierten en pista de baile el Auditorio Nacional
Los Ángeles Azules. Foto: Instagram
09/11/2019
01:26
Ciudad de México
Elizabeth Escobar
-A +A

Desde Iztapalapa para el mundo y para el Auditorio Nacional, Los Ángeles Azules, entregaron su amor y armaron la fiesta en grande con diez mil personas, que bailaron al ritmo de la cumbia en compañía de Belinda y la Orquesta Sinfónica.

“Cómo te voy a olvidar”, será lo que dirán miles de fanáticos al recordar un concierto espectacular, con el que pudieron gozar del baile, la nostalgia y la alegría de ver a una de las agrupaciones de cumbia más consentidas por todos los mexicanos.

Eran las ocho de la noche y muchas personas aún buscaban boletos para poder entrar al show, pero la localidad estaba agotada y con tristeza se quedaron afuera, la frustración les embargaba por no poder ver a su grupo favorito, el único consuelo que les quedó, fue comprarse un souvenir en los puestos aledaños al recinto y tener la esperanza de que se presenten nuevamente muy pronto.

Con un Auditorio completamente lleno, la banda salió al escenario con el tema “Entrega de amor”, desatando la euforia y poniendo de pie a miles de personas que sin dudar un segundo comenzaron a bailar, así continuaron con “Cumbia pa’ gozar”, “Toma que toma”, “La cumbia de la Tostadita”, entre otras.

El calor de la noche comenzaba a sentirse intensamente cuando apareció en escena una Orquesta Sinfónica y apareció Belinda para interpretar “El listón de tu pelo”, uno de los éxitos de los Mejía Avante, con el que hicieron cantar a todos.

Las butacas nunca fueron un impedimento para que los asistentes demostraran sus mejores pasos de baile, absolutamente todos los espectadores se las ingeniaron para bailar, hasta invadieron los pasillos del lugar para hacerlo en pareja, convirtiendo de esta manera el Coloso de Reforma en una gran pista de baile.

Ver a diez mil personas bailando fue muy emotivo para Elías Mejía, mejor conocido como "El Doc”, que agradeció a las autoridades del lugar, por permitir que todas las personas tuvieran la oportunidad de bailar sin ningún señalamiento.

El segundo invitado especial de la noche fue un cantante llamado “Américo”, con quien interpretaron “20 rosas” y “Cómo te voy a olvidar”, canciones que hicieron cantar a todos y que muchos dejaron de bailar para poder grabar el momento con sus celulares.

No hacía falta una gran producción escenográfica, debido a que lo más importante era la agrupación que estaba dejando todo en el escenario y que se entregó por completo a su público.

La humildad y carisma que ha caracterizado a los integrantes, se dejó ver en toda su presentación, porque siempre estuvieron interactuando con sus seguidores, “Vamos arriba las manos”, “¿Cómo están todas las chicas guapas esta noche?”, “Muchas gracias, de tres Auditorios que hemos hecho, este ha sido el mejor”, “¿Ya se cansaron?”, “los queremos”, fueron algunas frases que dijeron en el show.

Los éxitos musicales, continuaron uno tras otro, deleitando a la audiencia con canciones como “Mi niña mujer”, “Hay amor”, “Las maravillas de la vida”, “La cumbia de la cadenita”, hasta llegar a uno de sus últimos sencillos “Amor a primera vista”, en donde nuevamente Belinda salió al escenario junto a Horacio Palencia.

“Vamos a hacer una ola”, dijo "El Doc” y así toda la audiencia hizo la ola de derecha a izquierda, “bueno ya nos vamos, ¿quieren otra?” y así comenzaron los temas más esperados de la noche, con los que se desató la locura en el lugar, iniciando con “Nunca es suficiente”, el vocalista tuvo que ceder por momentos el micrófono a la audiencia, porque diez mil voces cantaron al unísono que se escuchaban más que el vocalista.

Y como si ese hubiese sido el preludio de que algo más emocionante sucedería, los primeros acordes de “Mis sentimientos” estremecieron el recinto, pero fue con “17 años” con la que cerraron con broche de oro la gran fiesta, que nadie quería que terminara.

Comentarios