Vendedores se adaptan a la prohibición de los popotes

Aún se distribuyen en mercados, contrario a restaurantes y bares
Vendedores se adaptan a la prohibición de los popotes
Foto: Demian Chávez
02/10/2019
06:29
Alma Gómez
-A +A

Mientras los popotes de plástico siguen presentes en los mercados y pequeños negocios del municipio de Querétaro, donde sí se percibe un cambio en el uso de este producto es en los restaurantes y cafeterías, pues la gran mayoría de estos negocios ofrecen popotes biodegradables, hechos de hueso de aguacate o de cartón, y en algunos otros establecimientos ofrecen a sus comensales popotes de metal que pueden reutilizarse.

El 1 de octubre entró en vigor la reglamentación municipal para prohibir el uso de popotes de plástico en cualquier establecimiento, la medida fue impulsada por el gobierno capitalino.

Hay popotes en mercados. A pesar de que oficialmente están prohibidos los popotes de plástico en cualquier establecimiento de Querétaro, éstos aún se distribuyen entre los pasillos de los mercados municipales, pues los locatarios señalan que aún tienen este producto en grandes cantidades, por lo que esperan a que se terminen para adquirir nuevos utensilios de otro material o dejar de ofrecerlos.

Los más preocupados por adquirir popotes biodegradables, que generalmente están hechos de papel, cartón, bambú o hueso de aguacate, son los vendedores de jugos, licuados y aguas frescas, pues la mayoría de sus preparaciones se venden en bolsitas.

Martita, por ejemplo, trabaja todos los días en su local de jugos y esquimos y el popote es uno de los productos que más solicitan sus clientes, sobre todo por los niños pequeños. Ella aún entrega popotes de plástico, pues recientemente compró varias cajas, pero en cuanto se terminen planea comprar popotes biodegradables, aunque estos cuestan el doble.

“Una caja con 500 popotes de plástico cuesta 65 pesos, y una caja con 500 popotes de papel cuesta 190 pesos, es más del doble, pero es un gasto que estoy dispuesta a absorber porque mis clientes lo piden mucho, muchas personas quieren sus bebidas para llevar y tengo que dársela en bolsita, de no ser así tendría que usar el vaso de plástico, pero ese también es más caro”.

En días anteriores, varios locatarios de mercados municipales, entre ellos Martita, preguntaron a los vendedores de materias primas por los tipos de popotes biodegradables, pero la información es difusa, pues muchos comerciantes aún no los comercializan.

“Hay mucha confusión, aquí nunca ha venido nadie del municipio a explicarnos lo que debemos de hacer, todos nos hemos enterado a través de las noticias o lo que vemos en las redes sociales.

“Aunque sí noto que cada vez es menos la gente la que pide popote, algunos piden su jugo en vaso y me dicen: ‘Sin popote por favor’, como sea tengo que acabarme el plástico que tengo aquí y después ver en dónde puedo comprar algo que sí sea permitido por el municipio”, comenta la locataria.

Según el reglamento municipal, únicamente están prohibidos los popotes plásticos, por lo que una alternativa para los locatarios es la implementación de popotes biodegradables, aunque de igual forma tendrán que demostrar a los inspectores que los popotes realmente se degradan fácilmente.

Los locatarios no saben cómo comprobar esto a los inspectores municipales, por lo que esperan que sea suficiente el hecho de mostrar la etiqueta y el empaque correspondiente de los nuevos popotes.

Restaurantes, listos con popotes biodegradables. El panorama es muy distinto en los restaurantes y cafeterías, principalmente los ubicados en el centro de la ciudad, pues los dueños de dichos negocios se prepararon desde hace algunos días para actuar ante dicha reglamentación municipal.

Lo común en este tipo de establecimientos es que se ofrezcan popotes biodegradables, la mayoría tienen un costo de un peso. Algunos otros negocios, con mayores posibilidades financieras, han optado por popotes de metal, que pueden lavarse y reutilizarse como cualquier otro cubierto.

“A partir de hoy está prohibida la distribución de popotes de plástico”, “Pide tu popote biodegradable por sólo un peso. Hecho con semilla de aguacate, su biodegradación es de 240 días en condiciones estándar”, son algunos de los letreros que se mostraron en restaurantes y cafeterías.

Aunque la prohibición de los popotes de plástico se aplica a partir del 1 de octubre, las autoridades municipales han declarado a través de la Secretaría de Desarrollo Sostenible que la intención no es multar en lo que resta del año a los locatarios que aún distribuyan este tipo de material, por lo que en los próximos tres meses reforzarán campañas de difusión y sostendrán apercibimientos y reuniones con los comerciantes que aún utilicen este tipo de plásticos.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Sostenible del municipio, Genaro Montes Díaz, informó que la Dirección de Ecología cuenta con seis inspectores ambientales, quienes se encargaran de realizar revisiones a los más de 5 mil 800 establecimientos de la ciudad.

Se aplicarán sanciones económicas hasta el año 2020 a aquellos negocios que insistan en utilizar y distribuir popotes de plástico. Las multas económicas podrían alcanzar los 4 mil 478 pesos, de acuerdo a lo que establece el nuevo reglamento municipal.

Comentarios