#Crónica| Armas por juguetes. Niños y jóvenes contra la violencia

Con actividades didácticas, buscan alejar a menores del entorno de las calles
#Crónica| Armas por juguetes. Niños y jóvenes contra la violencia
Foto: Mitzi Olvera
31/10/2019
05:36
Domingo Valdez
-A +A

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis… cuenta la instructora mientras los niños aprenden a dar RCP a los torsos didácticos, en la explanada central del Parque Bicentenario, donde los menores practican las medidas de prevención ante conductas de riesgo, así como primeros auxilios, en dinámicas organizadas por el Centro Estatal de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia (CEPS), de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) estatal.

El módulo de primeros auxilios, donde se les enseña a los niños a dar RCP en tórax didácticos llama la atención. En ese mismo módulo también les enseñan a cómo aplicar primeros auxilios a las mascotas. Ahí, un perro de la raza Border Collie espera echado a que su entrenador dé la explicación de los pasos que se deben de seguir para brindar ayuda al can.

Algunos niños se distraen y acarician al perro, quien dócilmente sigue panza arriba, rodeado de menores.

Los niños hacen fila para dejar sus juguetes bélicos. A cambio reciben otro juguete, de acuerdo a su edad, pero no es todo. También reciben información sobre conductas de riesgo, primeros auxilios y sensibilización hacia las personas con discapacidad, en un evento multifacético.

El canje de juguetes bélicos es sólo una de las actividades que se llevan a cabo en el Parque Bicentenario, sede del evento. Los menores, de primaria y secundaria, aprenden a identificar los peligros y conductas de riesgo.

En el escenario se presenta una obra para los chicos de secundaria. Se plantean varias situaciones de riesgo, como violencia, drogadicción, bullying, la cual viven los personajes, y escenifica a jóvenes como ellos.

Más allá del foro, los diferentes módulos montados para la dinámica reciben a los diferentes grupos de niños que acuden, junto con sus maestros a las actividades que se prepararon para ellos.

En otros módulos les enseñan la importancia de evitar hacer llamadas de broma a la línea de emergencia 911. De los lugares que visitan se llevan un regalo.

Juan Luis Ferrusca Ortiz, secretario de Seguridad Pública del municipio de Querétaro, da la bienvenida a los chicos, “hoy, en el marco de la Semana Anual del Desarme que estableció la Organización de las Naciones Unidas desde 1978, no es coincidencia que estamos aquí para fomentar la creatividad mediante el uso de artículos didácticos, deportivos o musicales, que permiten aprender jugando sin necesidad de juguetes relacionados a la violencia”, agrega que se refuerza con el fortalecimiento de los lazos familiares, al tiempo que destaca que estas dinámicas se llevarán a cabo en todos los municipios del estado, coordinados por la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Invita a los chicos a disfrutar del evento, no sin antes recordarles que “la mejor arma son los conocimientos, las habilidades y su actitud ante la vida”. Se reparten 900 juguetes para los menores presentes en la dinámica en el Parque Bicentenario.

El orden, los grupos de las diferentes escuelas convocadas pasan por los módulos. El de la Policía Municipal, con un oficial antimotines y otro simulando ser una patrulla, hace que los niños vuelvan la mirada, para ver con más detalle la indumentaria de los oficiales.

En algunos módulos los niños tardan un poco más. Los jóvenes de la CEPS guían a los grupos y sus maestros. Los forman para las dinámicas y para el canje de juguetes bélicos. A cambio, reciben balones o juguetes didácticos. A los niños les dan balones, aunque son muchas las niñas que piden canjear el juguete didáctico por un balón. Los tiempos han cambiado y las chicas ya no quieren los juguetes tradicionalmente estereotipados para ellas.

Dejan sus pistolas de plástico, madera o aquellas que lanzan agua, en un contenedor, bajo la supervisión de dos empleados de la SSC. Avanzan rápidamente y se retiran con su juguete.

El movimiento es intenso. Los pasos se tropiezan de manera constante con los grupos de niños que caminan de un lado a otro. No hay un momento de descanso. Tratan de que los chicos puedan visitar todos los módulos.

Tras el acto protocolario con los funcionarios estatales y municipales, el escenario lo ocupa un grupo de jóvenes actores, quienes con su obra recrean situaciones de vida que los adolescentes conocen, como las drogas, el bullying, la violencia en el noviazgo y el abandono de los padres.

Los chicos que observan la puesta en escena reaccionan ante las situaciones con exclamaciones de “ahhh”, otras ocasiones con risas ya que reflejan situaciones conocidas.

Al final los chicos ven un poco de ellos en los personajes de la obra. Termina y la comentan. Sus rostros son diferentes, piensan en lo que vieron. Como les dicen por el sonido ambiental, ahora saben que no están solos, que lo que sienten, por lo que pasan, no es exclusivo de ellos, y que hay alguien que lo puede ayudar. No todo es cambiar juguetes bélicos.

Comentarios