Los 'chicos malos' de la NFL | Querétaro

Los 'chicos malos' de la NFL

Deportes 26/06/2013 12:42 Actualizada 12:42

Al igual que el ala cerrada de los Patriotas de Nueva Inglaterra, Aaron Hernández, otros jugadores de la NFL se han visto envueltos en problemas legales que dañaron imagen tanto del atleta como de la propia liga.

Hernández fue puesto bajo custodia este miércoles por la mañana como parte de la investigación de la muerte de Odin Lloyd, ocurrida el pasado 17 de junio. Aún no se sabe qué cargos enfrenta el jugador de Nueva Inglaterra.

Las versiones señalan que Lloyd y Hernández eran amigos y estaban juntos la noche que ocurrió el asesinato. El jugador de Patriotas había sido señalado por destruir evidencia del caso y este día salió de su casa esposado por la policía.

Es el caso más reciente de un jugador de la NFL que presenta problemas legales, quizá el más conocido sea el de O.J. Simpson, quien fue acusado del asesinato de su ex esposa, Nicole Brown y su amigo Ronald Goldman. Pasó muchos años en juicio y finalmente fue absuelto.

Más recientemente, Ben Roethlisberger, mariscal de campo de Acereros de Pittsburgh, fue acusado por una mujer de violación en un hotel casino de Lake Tahoe, en 2008. El tema terminó con un acuerdo entre las dos partes.

Otro caso muy sonado fue el de Michael Vick, quien fue arrestado por organizar peleas de perros, lo cual le costó pasar un tiempo en la cárcel en 2007, además de que su imagen quedó muy dañada. Actualmente busca regresar al nivel que mostró en el pasado.

En el 2000, el defensivo de los Cuervos de Baltimore, Ray Lewis, estuvo involucrado en un doble asesinato cometido por sus amigos. El linebacker pagó una fianza de un millón de dólares y quedó en libertad, aunque tuvo que decirse culpable de obstrucción de la justicia y declarar contra sus amigos.

Plaxico Burress, campeón del Super Bowl en 2008 con los Gigantes, pasó veinte meses en prisión por dispararse accidentalmente en el muslo en un club nocturno de Nueva York. Fue acusado de posesión ilegal de armas y tuvo que purgar su condena en la Instalación Correccional de Oneida.

Otros casos recientes, aunque no son los únicos, los protagonizaron Jamal Lewis, por abandono infantil; Titus Young, por allanamiento de morada; Adam 'Pacman' Jones, por agredir a una mujer en un centro nocturno; y Chad Johnson (Ochocinco), por agresión a su ex pareja, Evelyn Lozada.

La NFL tiene un código de conducta en el que se señala que si alguno de los jugadores enfrenta problemas con la ley, queda suspendido de la temporada, para evitar que se deteriore la imagen de la liga y ante la necesidad de que los atletas sirvan como ejemplos a la juventud.