22 / septiembre / 2021 | 10:37 hrs.

‘El Payo’ y Joselito logran salir a hombros

Deportes 25/10/2015 01:59 Actualizada 02:03

Gran velada pasada por una incesante lluvia la que se vivió en la plaza de Toros Santa María, pues el platillo estaba servido, un mano a mano entre el nacido en Aguascalientes Joselito Adame, y el queretano Octavio García ‘El Payo’ en donde ambos salieron a hombros pues lucieron con un gran sentido de comprensión hacia los bureles bien presentados de la ganadería de ‘La Joya’.

El primero en salir fue ‘Orgulloso’, de la ganadería de Julián Handam, y el rejoneador Alejandro Zendejas pasó una trago muy amargo pues el toro jamás se enteró de qué se trataba y aunque algunos aficionados creían que con el rejón de castigo el toro se iba para arriba jamás pasó tanto que tuvo que acortar su actuación reducida a nada.

Los más rescatable fue la siempre valiente participación de los Forcados Queretanos, que al segundo intento lograron una pega a base de riñones y muy carcana a la cara de ‘Orgulloso’.

En el segundo de la lidia de a pie y primero para ‘El Payo’, apareció ‘Revolcado’. El queretano pudo hilar tres buenas tandas con la muleta alborotando al cotarro y pudo acertar con la espada, ganando a ley la primera oreja.

Para su segundo Joselito Adame salió sintiéndose torero’. Se dobló con ‘Gallito’, le enseñó el camino y levantó a los asistentes, quienes se le entregaron con fuertes ovaciones. Con una estocada en todo lo alto, se puso adelante en su duelo con el queretano obteniendo dos orejas.

‘El Payo’ no se quedó atrás y enfrentó a ‘Indian’ con el que se pudo lucir con molinetes y trincherazos muy sentidos ganándose una oreja.

Así llegó ‘Precioso’, con el cual Joselito se consagró en la Santa María pues hizo y deshizo pues con una estocada recibiendo, hizo rodar sin puntilla a su enemigo logrando dos orejas más.

Por último, Octavio García’ enfrentó a ‘Creativo’ pero tanto el queretano como el toro no lograron hacerle honor al mote y, aun así, más por ser el de casa que por méritos, se llevó la última oreja.