Sin pretextos, Morelia ganó bien | Querétaro

Sin pretextos, Morelia ganó bien

Deportes 20/07/2013 19:53 Actualizada 19:53

Nacho Ambriz asume su responsabilidad luego de que los Gallos Blancos de Querétaro perdieran su primer partido del Apertura 2013 frente a Monarcas Morelia 3-1, en casa.

Responsabilidad sobre una derrota que se presenta por la ausencia de algunos elementos con los que el técnico emplumado venía trabajando, y que a la hora del juego, no contaban con el registro  necesario para iniciar este torneo.

“No aparecieron los registros de Pablo Gabas, Oswaldo Henríquez y (Wilberto) Cosme. Tuve que cambiar todo a 10 minutos de arrancar el partido, pero no es pretexto. Al final, son situaciones que pasan; pero no me gustó para nada el encuentro”, declaró el estratega en la conferencia posterior al encuentro.

“Yo había trabajado con un equipo, al final lo tuve que cambiarlo. No es pretexto, creo que sólo hemos jugado bien 30 minutos  y después del primer gol fuimos un desastre”, agregó.

La incógnita de por qué se dio esta situación, fue disipada por el presidente del club, Adolfo Ríos, quien aseguró que no fue cuestión de la Federación Mexicana de Futbol, sino de la FIFA.

“Fue por situación del certificado internacional, el pase. En el momento que se hace el cambio de razón social, estábamos obligados a dar de baja a todos los jugadores en el equipo que desciende. Se necesita un TMS que llega directamente de FIFA.

 “FIFA no entendía por qué un equipo que había descendido, que iba a cambiar TMS, iba a seguirse llamando Gallos Blancos y tenía que dar de baja a los jugadores. El TMS llegó ayer por parte de FIFA. Después teníamos que regresar a los jugadores con CTI a Colombia y Costa Rica, a los elementos que venían a préstamo. La Federación nos llamó, a las 7:15 PM, para decir que el CTI había llegado, pero era imposible porque los futbolistas estaban bajando a la cancha”, explicó el directivo.

Tanto Adolfo Ríos como el técnico Ambriz, coincidieron que no existen pretextos por la derrota. Morelia ganó bien y no hay excusa.