21 / septiembre / 2021 | 00:03 hrs.

Sin “Big Ben”, ya se saborean la victoria

Deportes 18/11/2012 03:48 Actualizada 03:48

PITTSBURGH.— Si los Acereros desean obtener el control de la División Norte de la Conferencia Americana (AFC) esta noche en el Heinz Field, tendrán que lograr algo que no han hecho desde que el quarterback Ben Roethlisberger llegó a la NFL: vencer a los Cuervos de Baltimore sin él sobre el emparrillado.

La racha de cuatro victorias de los Acereros los ha colocado a tan sólo un partido de la Parvada Negra. Con la ausencia de Big Ben será el reemplazo Byron Leftwich quien asuma la titularidad.

Pittsburgh tiene marca de 0-4 frente a los Cuervos sin Roethlisberger, desde que éste arribó a la NFL en 2004.

Pero los Acereros tienen récord de 4-0 en casa esta temporada tras su victoria 16-13, en tiempo extra, frente a Kansas City el lunes pasado, donde Big Ben sufrió una lesión en el hombro al recibir un golpe en el tercer cuarto.

Tras ser evaluado por los médicos el martes, se descubrió que también tiene dislocada una costilla, lo cual representa un peligro mayor, pues corre el riesgo de que pueda cortar la arteria aorta.

Leftwich no ha tenido un partido como titular desde la temporada 2009, con Tampa Bay, y no ha ganado uno desde el 6 de octubre de 2006.

La buena noticia es el regreso del corredor Rashard Mendenhall, quien se perdió los últimos cuatro juegos de los Acereros debido a una lesión en el tendón de Aquiles, pero entrenó por completo esta semana y compartirá la carga de trabajo con Isaac Redman y Jonathan Dwyer.

Baltimore llega fuerte, tras la victoria 55-20 frente a los Raiders de Oakland. El pasador Joe Flacco lanzó para 341 yardas y tres touchdowns.

La defensiva de los Cuervos sufre de un atípico bajo rendimiento, es la número 27 de la NFL en yardas permitidas por partido (390.2), esto a pesar de contar con 10 intercepciones. Lo bueno es que regresan el tacle defensivo Haloti Ngata y el esquinero Jimmy Smith.

Pittsburgh, apegado a su tradición, posee la mejor defensiva de la NFL por el momento, sólo permite 265.7 yardas por partido, pero el corredor Ray Rice (657 yardas y siete anotaciones), lo puede poner en aprietos.