20 / septiembre / 2021 | 18:07 hrs.

Aguilar hace un golazo y es el héroe

Deportes 11/10/2015 03:03 Actualizada 03:09

Pasadena.— Sufrido, pero al final sensacional. Así se llega a Rusia. Así, con garra, México consiguió su pase a la Copa Confederaciones de 2017 al derrotar en tiempo extra 3-2 a Estados Unidos.

Paul Aguilar ni lo pensó. Al minuto 118 de juego, en el 28 de los tiempos extra, corrió por una pelota que Raúl Jiménez había rechazado sólo para que no cayera en manos de los estadounidenses. El lateral fue el único que fue por ella y cuando iba cayendo la empalmó con tal fuerza que venció el portero Nick Rimando.

México es campeón de la Copa Concacaf, y con ello ganó el derecho de ir a la Confederaciones de Rusia; mientras que Ricardo Ferretti cumplió con la misión que le cual fue encomendada. El ‘Tuca’ ahora se irá, después del juego amistoso contra Panamá del martes, con la satisfacción del deber cumplido.

El juego fue de volteretas. En tiempo regular acabó empatado a un gol. Al inicio de los tiempos extra México se fue de nueva cuenta arriba, pero fue alcanzado.

Hasta que llegó el héroe del juego, Paul Aguilar, el único que fue por aquel balón que todos consideraban perdido. Le pegó con tal fuerza que dejó enterradas las ilusiones de Estados Unidos.

Desde un palco, el colombiano Juan Carlos Osorio, quien tomará la Selección Mexicana a partir del próximo miércoles, vio lo que será su futuro, que no será nada fácil, porque a partir de ya tendrá que preparar el equipo para la eliminatoria mundialista, que inicia el próximo mes.

Pero mientras, sin mover un dedo, ya tiene al equipo en Rusia... Gracias a su predecesor.

Con gran gol, México abrió el marcador. La jugada la inició Paul Aguilar, que por el centro, cargado a la derecha, filtró a donde Oribe Peralta dejó pasar el balón a la posición de Raúl Jiménez y el delantero del Benfica, de tacón, prolongó hacia el mismo Oribe que continuó corriendo para convertirse en pasador, y lo hizo centrando a la posición de Javier Hernández, quien coronó la gran jugada metiendo el balón a su estilo: sufrida y dramáticamente.

A partir de ahí se vino la transformación del equipo mexicano al estilo ‘Tuca’. Inmediatamente México dejó de tener la pelota, y el empate llegó por conducto de un cabezazo de Geoff Cameron. Historia ya conocida.

‘Chicharito’ tuvo la más clara en el segundo tiempo, pero volvió a fallar increíblemente.

En tiempo de compensación, Diego Reyes entró al área y al intentar centrar el balón le pegó en la mano a Matt Beasler dentro del área… Claro penalti que no se marcó igual que el del primer tiempo, cometido por DaMarcus Beasley.

Cuando todos pensaban que ambos equipos jugarían a esperar los penaltis, Oribe anotó el segundo. Estados Unidos se lanzó al abordaje y cuando el Rose Bowl se preparaba para el festejo azteca, llegó otra desatención y Bobby Wood volvió a igualar.

Y volvió a aparecer Paul, sólo él fue por ese balón, sólo él tuvo la fe necesaria para alcanzar la ansiada victoria y el pase a la Copa Confederaciones.