“Sólo necesito afinar mi técnica”

Deportes 06/03/2014 01:46 Actualizada 11:50

[email protected]

La falta de entrenador durante casi un año obligó a la arquera mexicana Aída Román a convertirse en una deportista autodidacta. Es por ello que a la campeona mundial bajo techo no le asusta trabajar a distancia con la coreana Mi Jeong Lee.

“Yo ya estoy más que hecha, no en una etapa en la que me tengan que formar. Con Lee estaremos unos meses a prueba hasta los Juegos Centroamericanos, quiero experimentar cómo es entrenar a la distancia y enfocadas en mejorar mi técnica”, dijo Aída, quien ofreció disculpas a los medios de comunicación, luego de no atenderlos el lunes tras su arribo a México.

Román, medallista de plata en los Juegos Olímpicos de Londres, comentó que sólo faltan detalles para concretar el acuerdo con la asiática, a quien visitó dos semanas antes a su participación en el Mundial de Nimes, Francia.

“Ella me dio buenos consejos, como el no ponerme nerviosa en las primeras rondas de las competencias. Sus palabras me sirvieron mucho y creo que se vieron reflejadas en el resultado”, explicó la seleccionada, quien en la disputa por el oro logró ocho puntajes perfectos.

Mi Jeong Lee no tiene un currículum que impresione, pues hasta ahora sólo se ha desempeñado como entrenadora de la selección juvenil en España.

“Contacté a otros instructores, pero todos dijeron que no a México; algunos por diferencias en la planeación del trabajo, otra porque tenía esposo y quería que también se le asignara un salario. Al final, estoy contenta con mi elección”.

Y aunque la sensación de la medalla de oro en Nimes no se compara con la experimentada en los Juegos Olímpicos, Aída valoró la confianza que le dio el metal en el inicio de la temporada.

“Fue más complicado ganar una medalla en Londres, pero lo conseguido en Francia es también muy importante; aunque no hayan participado las coreanas, el nivel fue altísimo”.

Aída agradeció las comparaciones con la taekwondoín María Espinoza y la clavadista Paola Espinosa, medallistas olímpicas y mundiales.

“Me halaga, porque yo también quiero ser una fuera de serie, tanto en mi país como fuera de él”, apuntó Román, quien halagó al equipo femenil, que también logró oro.

“Ya nuestros rivales nos ven con miedo y respeto, ya no nos ven como los ‘inditos’”.