Miguel Herrera centra su atención en Brasil

Deportes 05/03/2014 00:02 Actualizada 09:43

[email protected]

ATLANTA.— Intentar finalizar la polémica sostenida con Tomás Boy desde hace algunos días lleva a Miguel Herrera a la confesión de un secreto que le ha permitido hacer menos complicado su andar como director técnico nacional: no dar relevancia a lo que se dice de él.

Serio, el estratega de la Selección Mexicana responde al timonel del Atlas, quien aseguró que El Piojo “es tan ingenuo, [que] cree que por capacidades está en esa silla”.

El cuarto capítulo de la disputa verbal contiene un irónico discurso sobre el presente de ambos personajes, quienes viven momentos completamente opuestos.

“Vamos a cortar de tajo esa situación, porque tenemos poco tiempo y debemos enfocarnos en lo que debemos hacer”, aconseja. “Tengo un Mundial por delante y ellos deben salvar a su equipo del descenso”.

“Me voy a enfocar en trabajar para obtener los resultados que se pretenden y punto final, no hay tanto de qué hablar. [Boy] tiene su opinión, yo debo trabajar y es lo que voy a hacer”.

Los cuestionamientos del Jefe hacia la metodología del actual cuerpo técnico nacional se unieron a los del estratega del Santos Laguna, Pedro Caixinha, quien reveló que Oribe Peralta no jugó ante el Atlas el viernes, por regresar fatigado de una mini concentración con el representativo. Cuauhtémoc Blanco también realizó críticas, al asegurar que “faltan líderes” en el actual plantel nacional.

Herrera lamenta que no exista unidad en el balompié mexicano, mas no le extraña, por lo que prefiere no engancharse en lo bueno o malo que digan sobre su labor.

“¿Cuándo hemos sido solidarios? Desafortunadamente, en México no lo somos, no buscamos el bien común o el gusto de que a alguien le vaya bien”, denuncia. “Nosotros trabajamos para que nos vaya bien a todos. Si a la Selección le va bien, será así para todo el futbol mexicano. Cuando estuve de director técnico [a nivel de clubes], siempre traté de apoyar al que estaba aquí, dándole a los jugadores que necesitara, todas las facilidades”.

“En los clubes, la prioridad –después de sacar resultados para darle empuje al equipo— es la Selección, pero habrá unos que te apoyen, otros que no, lo cual también respeto. Hoy en día, mi cabeza está ocupada en trabajar, no escucho si me apoyan o critican”.