Crisis de neumáticos es una tortura latente | Querétaro

Crisis de neumáticos es una tortura latente

Deportes 01/07/2013 00:23 Actualizada 12:34

[email protected]

SILVERSTONE.— Cuando el conflicto por las polémicas pruebas de neumáticos con Mercedes comenzaba a darle un respiro, Pirelli sumó ayer un imprevisto dolor de cabeza en el Gran Premio de Fórmula Uno de Gran Bretaña, con cuatro “víctimas” con problemas en los neumáticos, en los que incluyó al tapatío Sergio Pérez.

“Son una gran preocupación. Por suerte no le ocurrió nada serio a nadie, pero nos tenemos que sentar juntos, recibir una explicación y hacer algo”, dijo el piloto de McLaren después de un accidentado Gran Premio en el que hubo cuatro reventones.

“La carrera iba bien, había estado dentro del top diez casi toda la tarde y de repente explotó mi rueda trasera izquierda. No había nada que pudiera hacer”, agregó Checo.

Sergio ya había remontado siete posiciones para ubicarse en el sexto puesto, el ritmo que traía en carrera había mejorado notablemente con respecto a los entrenamientos, en los cuales no lograba encontrar la velocidad adecuada, pero a seis vueltas del final vino el problema con una goma.

“Fue una pena para el equipo, necesitábamos el resultado”, lamentó el mexicano, décimo tercero de la clasificación mundial. “Tuvimos muy mala suerte”, agregó.

Quien se vio más crítico fue Lewis Hamilton, de Mercedes, que destacó los fuertes riesgos de no tener neumáticos confiables en los GP.

“Fue muy peligroso. Pensé en detenerme. No sabía que tenía que poner mi vida en riesgo por estos malditos neumáticos”, dijo a la emisora Sky TV el piloto británico, al término de la carrera.

En cuestión de minutos, los neumáticos de Hamilton, del Ferrari del brasileño Felipe Massa y del Toro Rosso del francés Jean-Eric Vergne reventaron uno tras otro. Y a falta de pocas vueltas para el final, el de Pérez, que al igual que en los tres casos anteriores vio como su rueda trasera izquierda quedaba completamente deshilachada.

Advertidos, los equipos se apresuraron a ingresar a boxes para cambiar a neumáticos duros. Sin embargo, nadie acertaba a comprender si se trataba de un problema de las ruedas o de la pista.