“El Said, en quien conviven sin conflicto el fénix y el dragón”

De poeta a poeta; Florentino Chávez reseña el libro de Ismail Hjaniram
Fondo Editorial, Silencio, El Said, Café del Fondo, Mundo, Leer, Tiempos,  Vuelta de tuerca, Dumas
Florentino Chávez, Doris Nieto, del Fondo Editorial, e Ismail Hjaniram. (CORTESÍA FLORENTINO CHÁVEZ)
25/07/2017
03:44
FLORENTINO CHÁVEZ
-A +A

El poeta queretano Florentino Chávez, quien recientemente publicó una compilación de 13 poemarios, bajo el título Los altares de la lluvia, brinda una reseña –a modo poético– del más reciente libro de Ismail Hjaniram el Said, titulado con su mismo nombre y publicado por Fondo Editorial:

Él dice, con su nuevo aspecto de zíngaro que parece que ha dejado fuera en la calle del Café del Fondo su caravana de elefantes y dromedarios, seriamente decidido a leer las líneas de la vida, como un acto de amistad, no de las nuestras, de sus palmas.

El poema que en cierta forma ha trascendido los tiempos del fin del mundo y el mismo El Said como prueba viva, o tal vez resucitado entre las sombras profundas del silencio y el olvido.

Testimonio apocalíptico. Veinte años después, aparece en una vuelta de tuerca a lo Dumas, como en el día de Los Tres Mosqueteros al servicio incondicional y valiente de la reina. La poesía.

El bazar encantado del que extrae no antiguallas, sino auténticas criaturas que, desde sus orígenes, pueblan el ser y el quehacer sorprendente del artista.

Único, habrá qué decir, sorprendente y refinado propio de la ciudad de los arcos que propician los eclipses. Más bien, como un personaje de la realeza de la corte de Harún el Raischid, él mismo efrit, encerrado en una botella en el lecho del mar de las ausencias, Simurg en quien confluyen los más altos y fantásticos pájaros del vuelo y del canto.

El Said, en quien conviven sin conflicto el fénix y el dragón, el gallo y el unicornio cuando del corazón se trata. Un viaje a través de mil líneas y una al corazón divino de la amorosa compañera del hombre es, por lo menos, la invitación de El Said en su poema. Con las mejores galas, arribemos.

Comentarios