Murió Eduardo Arroyo, uno de los grandes del arte del siglo XX

El pintor y escultor español, quien también se dedicó al periodismo, perdió la vida ayer, a los 81 años
Pintor y escultor, Arroyo creía que el arte siempre debía ser ético.
Foto: EFE
15/10/2018
03:29
Madrid
EFE
-A +A

El pintor y escultor Eduardo Arroyo (Madrid, 1937) falleció ayer en la capital española, a los 81 años. Era considerado uno de los artistas más relevantes del arte español del siglo XX.

Irónico e inconformista, amó la pintura sobre todas las cosas, un oficio que era para él “de vida o muerte”; pero también quiso ser el pintor que hace muchas cosas: “que pinta, que escribe, que hace cerámica y que hace esculturas”.

Su deseo era morir con los pinceles en la mano y que en su epitafio dijera “Eduardo Arroyo. Pintor”. “Es lo que realmente soy. Un pintor que hace muchas cosas pero que gira en torno a esa confrontación durísima y violenta que es con la pintura”.

Con una actitud crítica hacia la sociedad, Arroyo se exilió voluntariamente de la “mediocridad” franquista a París en 1958, donde permaneció hasta la llegada de la democracia a España a finales de los 70.

En la capital francesa comenzó su actividad como pintor, además de dedicarse al periodismo.

Artículo
Se inauguró la muestra “Pistas Visuales”,que incluye 19 piezas con diversas técnicas de fotografía, pintura y video
Niños del CAS Carmelita Ballesteros exponen obras de arteNiños del CAS Carmelita Ballesteros exponen obras de arte

Como pintor, expuso regularmente en los principales centros artísticos de Europa y América. Sin embargo, en España fue prácticamente desconocido. Su primera exposición, en 1963, fue clausurada por la censura.

Años después, al ser nombrado comisario de la Bienal de Valencia, fue detenido, y gracias a la presión internacional no ingresó en prisión, pero fue expulsado del país.

Antes de la llegada de la democracia, solo regresó una vez a España: “En 1967 volví después de una exposición y no volví durante cinco años, no la reconocí, era una cosa extraña”, comentó.

Arroyo creía que “sin ética el arte no es nada”, y que si la creación se convierte en “mera especulación, oportunismo o moda” deja de tener sentido y se “desmorona”.

 

bft

Comentarios