¡Yo tampoco confío en usted! | Querétaro

¡Yo tampoco confío en usted!

Guillermo Tamborrel

Lamentable y muy preocupante fue la respuesta “Yo tampoco confío en usted”, del secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, la semana pasada a la madre de una mujer desaparecida, que le expresó que ya no confiaba en las autoridades. 

Es lamentable la respuesta del secretario porque denota una falta de empatía para con una mujer desesperada por encontrar a su hija (como padre no me puedo imaginar mayor angustia y dolor que no saber dónde y en qué condiciones se puede encontrar una hija). La respuesta es una muestra muy clara de la falta de sensibilidad e interés en los asuntos que más laceran a la población. 

La respuesta también es preocupante porque denota y confirma una vez más que en el Gobierno de México no entienden que quien se debe ganar la confianza de los gobernados son precisamente ellos, los gobernantes. Y no al revés.

Recordemos que si bien es cierto que el pueblo otorga la confianza a un candidato al momento de votar, lo hace por muy poco tiempo y que es a partir de las acciones de gobierno y de los resultados alcanzados que el mismo pueblo ratifica o quita la confianza en el gobernante. 

Es por lo anterior que todo gobierno debe esforzarse continuamente en ganar y conservar la confianza de sus gobernados y para lo cual el respeto irrestricto al “Estado de Derecho” es indispensable, cosa que el gobierno de la denominada Cuarta Transformación parece haber olvidado. Las muestras de ello sobran y no las menciono porque la lista sería muy larga y porque ustedes ya las conocen.

Fuente de los Deseos: Ojalá que las y los ciudadanos reflexionemos mejor sobre a qué candidata o candidato entregamos nuestra confianza al momento de votar, ojalá que los resentimientos y los prejuicios no nos venzan. Ojalá que los gobernantes comprendan que la confianza del pueblo solo se otorga por un breve lapso de tiempo y que es su responsabilidad el ganársela y conservarla día a día. Ojalá el secretario de Gobernación “se transforme” y sea más sensible y empático  con quienes pasan momentos sumamente difíciles. 

Exsenador

Comentarios