Vivencias en la UAQ (XIX) | Querétaro

Vivencias en la UAQ (XIX)

José Alfredo Zepeda Garrido

En mi primer periodo como rector de nuestra Alma Mater (1994-1997), se aplicó lo señalado en el Plan Institucional de Desarrollo, elevar la calidad académica y mejorar la  labor administrativa; además, llevar a cabo todo lo posible para que la adversidad financiera no se convirtiera en un lastre que detuviera el fortalecimiento de la institución y el cumplimiento de la misión encomendada y asumida con firme convicción: Formar capital humano de calidad, generar conocimiento e innovación, impulsar la cultura y las artes, difundir y divulgar el conocimiento, todo ello para el beneficio del estado, de la nación y del mundo. 

Evidentemente, siempre ha sido primordial atender los requerimientos de Querétaro, pero también se han considerado las necesidades regionales, las del país y una visión global. La labor de la UAQ ha sido para beneficio del desarrollo de Querétaro, crear más y mejores oportunidades para la población, así como elevar la competitividad de nuestro estado y de México en un entorno globalizado.  

En la administración a mi cargo, resultó necesario aumentar las cuotas de inscripción de la comunidad estudiantil, lo que se llevó a cabo de acuerdo con la comunidad universitaria, suscrito por quienes representaban a la comunidad estudiantil, presidentes de las sociedades de alumnos de las facultades y de la Escuela de Bachilleres de la UAQ y la Federación de Estudiantes Universitarios de Querétaro (FEUQ).  

Uno de los compromisos que subrayé en ese entonces, fue que ningún educando quedaría fuera de la universidad a causa de limitaciones económicas para pagar su inscripción, por lo que se estableció un comité de becas para atender a quienes la requirieran, justificando sus circunstancias.

Las cuotas de inscripción en la UAQ siempre han sido parte de los ingresos, así como lo son los subsidios estatales y federales, entre otras fuentes de financiamiento del quehacer universitario.

Con el fin de acelerar el fortalecimiento académico, elevando la calidad de la educación que impartida, se fomentó la cooperación con instituciones de educación superior (IES) del país y del extranjero, destacando en México la realizada con la UNAM y el CINVESTV-IPN (Proyecto Juriquilla); así como la llevada a cabo con universidades de Estados Unidos y Canadá e importantes IES europeas. 

En el terreno deportivo se vivieron gratas experiencias, al crearse las academias en diferentes deportes, como el futbol, en las cuales participaban estudiantes de nuestra universidad así como también de la población infantil y juvenil de nuestra entidad; se suscribió un acuerdo con los Pumas de la UNAM para apoyar la propia academia de futbol de la UAQ. 

El Patronato de la UAQ contribuyó a mejorar la infraestructura deportiva y académica de la universidad, destacando la excelente labor de su directiva encabezada por Ing. José de la Llata Gómez (Presidente, 1995-2000) y la LAE Guadalupe Ruiz Rubio (Vicepresidenta), ambos profesionistas, destacados egresados de la UAQ. 

La vinculación con todos los sectores sociales fue alentada, tanto con el sector privado como con el público, en lo que sobresalió la labor de la Dra. Lorena Alcocer Gamba, Directora de Vinculación de la UAQ. (Continuará)  

Ex Rector de la UAQ 
[email protected] 
[email protected]

Comentarios