Vivencias en la UAQ (VII) | Querétaro

Vivencias en la UAQ (VII)

José Alfredo Zepeda Garrido

Entre de los errores más serios que se cometen en un programa de posgrado que busca la calidad, está el de aceptar alumnos que no disponen de los conocimientos necesarios o que trabajan de tiempo completo (TC) y que a la vez se comprometen en un posgrado diseñado para estudiantes de TC. Esta experiencia la observé en la propia DEPFI de la UAQ, cuando algunos coordinadores de programa impulsaban más la cantidad de alumnos que la calidad, los resultados eran frustrantes. 

Como Jefe de la DEPFI-UAQ (1984-1988) gestioné, con el apoyo del Director de la Facultad y del Rector, la incorporación de más profesores con grado de maestría y doctorado, para fortalecer la docencia y la investigación, con el objetivo de alcanzar las condiciones de infraestructura que permitieran el acceso de los programas de posgrado al Padrón de Excelencia del Conacyt; asimismo, impulsé la publicación de los avances de investigación en revistas con arbitraje de reconocido prestigio. 

También promoví la participación de profesores y estudiantes de posgrado en congresos nacionales e internacionales, con el requisito de llevar contribuciones aprobadas (artículos producto de la investigación), luego del dictamen realizado por los comités de especialistas asignados para la evaluación correspondiente. Con estas acciones, entre otras, se lograría elevar la calidad académica de los programas de posgrado y de licenciatura en ingeniería en beneficio de la formación de los estudiantes, asimismo en la generación de nuevos conocimientos.  

Existen programas de maestría diseñados para aceptar profesionistas que realizan actividades laborales que les son propias, es el caso de las llamadas maestrías “profesionalizantes”, las cuales funcionan bien cuando al estudiante realiza investigación relacionada directamente con su trabajo y con el apoyo de la propia empresa en la que trabaja. 

Las maestrías no deben tener como objetivo la actualización, eso corresponde a los programas de educación continua.

Sin embargo, en los cursos de educación continua es factible y deseable tener como objetivo adicional la profundización en alguna temática. Los congresos y conferencias del campo profesional correspondiente también permiten la actualización y el avance en el conocimiento de quienes asisten y participan en los mismos. 

En los programas de maestría y en los de doctorado se debe profundizar en el conocimiento, así como en la generación de ciencia, tecnología e innovación, mayormente en los doctorados. 

En los posgrados de calidad en todo el mundo, maestrías y doctorados, los estudiantes normalmente se dedican de TC.

Para lograr el ingreso a programas de calidad, normalmente se revisa el curriculum del aspirante, que cuente con la formación académica necesaria, se realizan exámenes previos a la posible admisión, los cuales se refieren a los conocimientos y a las aptitudes; asimismo, se llevan a cabo entrevistas. El asunto económico depende de cada institución y de los financiamientos disponibles. Regularmente, un postulante a estudios de posgrado, si cuenta con excelente preparación y aptitudes, podrá encontrar apoyo financiero para ingresar a instituciones de prestigio.

(Continuará)  

Ex Rector de la UAQ 
[email protected] 
[email protected]

Comentarios