16/09/2020
09:53
-A +A

Mis queridos lectores, un placer, de nueva cuenta llegaron las Fiestas Patrias y un 15 y 16 de septiembre pandémico, en donde todos festejamos sin importar sanas distancias, cuidados y, sobre todo, seguir conservando el cuidado en esta horrible circunstancia.

Estaban todos ya listos, esperando la combi de nuestro camarada El Bruja para ir a festejar con todos los cuates, ya previamente decidimos no ir a trabajar, —todos trabajamos de noche en un almacén—, y no íbamos a ir pues la noche lo ameritaba, es 15 de septiembre, comida deliciosa, pozole, tostadas, y un sin fin de artes culinarios aderezados con el clásico tequila. Ya, Pollo, despierta ya llegaron, jajaja pinche soñador, abordamos la combi llena de vasos, huevos con harina y las bebidas; llegamos al lugar donde se llevaría a cabo la noche mexicana, todos estaban reunidos, la música a todo lo que daba, el viejo aparato reproductor,  Bruja gritó “¡Viva México!” y se armó el mero reventón, sonó “Juana la cubana” para comenzar el bailongo, en donde no hubo un alma que se quedara sentada, llegó entre cubas y disfrute el momento, la media noche, todos listos afinando garganta para ese gran momento, “¡Viva México!” “¡Vivaaaa!”,  “¡Viva México!”, “¡Vivaaaaa!” y de ahí no paramos con la buena convivencia, mucha fiesta y baile, la dueña de la casa no dejaba de mover el bote y arrasó con todos nosotros, cual títeres hechos de trapo.

Eran las 4:40 de la madrugada y ya la mayoría estaba bien fumigada, botellas tiradas, platos de comida por todos lados, la música seguía muy fuerte y ya no había bailarines en la escena (la dueña yacía tirada en dos sillas más alcoholizada que todos en el lugar).  El Bruja me dice:

 “¿Pollo qué hacemos ya todos están dormidos?”, titubeo un poco y le digo “Puff era algo tranquilo y acabamos con la fiesta, más que grito resultó este festejo mexicano”, mmm seguí pensando qué hacer, bueno que agarro la comida, unas ricas tostadas de pata y tinga y me empujé cuatro más, pues dicen que barriga llena, corazón contento, jajaja.

Llegaron las nueve de la mañana ya en casa, con un mareo que pareciera me habían dado mil vueltas y el vértigo hacía sentir de mí,  lo peor, pero como lo dicen lo bailado nadie me lo quitaba, reflexioné un poco ya este 16, creo que todo salió como debía, un grito lleno de felicidad acompañado de seres queridos y sobre todo... ¡vivo!

 

@pollorockmusica

Facebook: @pollorockmusica                        
Twitter @pollorocklive

Comentarios