UNAQ. El nacimiento (Segunda parte) | Querétaro

UNAQ. El nacimiento (Segunda parte)

Jorge Gutiérrez de Velasco

Los primeros “believers” que podemos enumerar se encuentran Grupo Safran y Aernnova, compañías francesa y española respectivamente.

A mediados de 2006, una vez egresada la primer generación de técnicos para la canadiense, los esfuerzos del gobierno del estado seguían acercando compañías interesadas en invertir en Querétaro; de los primeros “believers” que podemos enumerar se encuentran Grupo Safran y Aernnova, compañías francesa y española respectivamente. 

Dichos grupos, confiados por el primer paso dado por BOMBARDIER, iniciaron negociaciones con el gobierno del estado de Querétaro para establecer actividades de manufactura de componentes de aeronaves. Al igual que la canadiense, ellas también requerían de la formación de personal técnico, por lo que a lo largo del 2006 y principios de 2007 se afinaron las negociaciones para la llegada de dichas inversiones. Las condiciones y los resultados empezaban a delinear lo que habría de ser la constante para los siguientes años, la existencia de capacidades de formación técnica sería un elemento a partir del cual habrían de girar las decisiones de inversión.

Al mismo tiempo, las autoridades estatales, -consientes del compromiso que se había asumido para la creación de capacidades de formación en el largo plazo para todo un sector-, detonaron gestiones para identificar el tipo, modalidades educativas, alcances y modelos educativo y jurídico que permitirían configurar a un probable organismo público que tendría que atender las necesidades de formación para la renaciente industria aeronáutica mexicana. 
Fue así como el proyecto de creación liderado por la secretaría de educación del estado de Querétaro, fue encargado a ejecutivos de la UTEQ, quienes se dieron a la tarea de analizar aquellas regiones en el mundo con clústers de manufactura aeronáutica, desde la perspectiva de las instituciones de educación que atendían las diferentes necesidades de formación del talento a lo largo del tiempo y de manera transversal a la complejidad y niveles de encadenamiento productivo de su sector. Regiones como Wichita y Seattle en USA,  Montreal en Canadá y Toulouse en Francia fueron escudriñadas documentalmente para identificar las mejores prácticas para replicar o “mexicanizar” y proponer a las autoridades una institución viable, educativa y financieramente hablando en el marco de las políticas públicas de nuestro país.

Los resultados fueron reveladores; sin distinción, en todas las regiones existían instituciones que atendían por separado la formación de: técnicos, del equivalente al Técnico Superior Universitario, de Ingenieros e Investigadores; dichas instituciones compartían muy poco y duplicaban en la mayoría de los casos la infraestructura y capacidades de atención al sector. Coincidían todas en que la infraestructura de laboratorios, equipamiento, materiales y suministros y capacidades docentes, entre otras características, eran de la vida real; es decir, reproducían el ambiente de la manufactura o mantenimiento aeronáuticos, lo que conllevaba grandes implicaciones en términos de presupuesto.

Ya en 2007, con la información analizada se propuso crear un organismo público descentralizado del gobierno del estado de Querétaro de tipo universitario, adscrito a la Subsecretaría de Educación Superior de la SEP Federal, con un modelo que agrupara la formación de Técnicos para el trabajo, de Técnicos Superiores Universitarios, de Ingenieros y de investigadores para apoyar el desarrollo del sector aeronáutico en nuestro país. 

La apuesta fue siempre más visionaria, se buscaba crear capacidades que permitieran que México desarrollara manufactura de mayor valor agregado, llegando incluso al ensamble completo de aeronaves, sentando las bases para que el sector se desarrollará de manera contundente. Fue así como después de meses de gestión para acordar con la federación el modelo de financiamiento conjunto del organismo, la Quincuagésima Quinta Legislatura del Estado de Querétaro, crea la Universidad Nacional Aeronáutica en Querétaro, publicándose dicho decreto de creación en el periódico oficial La Sombra de Arteaga, el 23 de noviembre de 2007. Había nacido la UNAQ.
Continuará... 

Comentarios