Un paso más por la calidad de vida

Abigaíl Arredondo

El 4 de noviembre de 2019, presenté en la Oficialía de Partes de la Legislatura del Estado, la iniciativa de Ley para Agilizar la Entrega-Recepción de Fraccionamientos en el Estado de Querétaro. Su finalidad: resolver el rezago que varios municipios tienen en la recepción de varias colonias.

Ello es indispensable para que las autoridades puedan cerrar el procedimiento de autorización de cualquier fraccionamiento y estén en condiciones de prestar los servicios públicos que les corresponden.

El problema lleva mucho tiempo en el tintero, sin que se haya ejecutado alguna acción contundente para solucionarlo. La capital del Estado tiene, por ejemplo, más de 250 fraccionamientos pendientes, San Juan del Río alrededor de 120 y El Marqués, poco más de 25, entre otros.

La consecuencia de ese rezago han sido miles de familias queretanas que no pueden disfrutar de una vivienda adecuada, con todos los servicios y que les brinde confort, seguridad y calidad de vida.

En los múltiples recorridos que hice alrededor del Estado y, especialmente, en los señalados municipios; las quejas son las mismas, no hay servicio de recolección de basura, poda de árboles, mantenimiento de áreas verdes, bacheo y mantenimiento a vialidades, etcétera.

Por esa razón es que buscamos una solución jurídica y presentamos la iniciativa en cuestión. Ley que fue aprobada por el Pleno del Congreso del Estado el pasado 30 de octubre de 2020 y que apenas el miércoles de la semana pasada, 17 de febrero, salió por fin publicada en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado.

Con ello, la Ley entra en vigor y puede aplicarse. Es una norma que establece un mecanismo novedoso para solucionar el problema. Un traje a la medida para que las administraciones municipales, en un plazo máximo de dos años, ejecuten programas para recibir los cientos de fraccionamientos que tienen pendientes y así dotarlos de servicios y atender las inquietudes de los habitantes.

De igual manera, se establecen las bases generales que deberán aplicar en la designación de los fraccionamientos beneficiados, con el objetivo de evitar la inclusión de otros que no encuadren en la problemática.

Con todo esto damos un paso importante en uno de los objetivos de la Agenda 2030 de la ONU para las Metas del Desarrollo Sustentable, que es: “asegurar el acceso de todas las personas a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles…”.

Como lo he mencionado en varias ocasiones, uno de mis principales objetivos como legisladora es velar por mejorar las condiciones de las familias queretanas.

Estoy segura que con acciones como ésta podremos dar pasos enormes en la consolidación de una entidad más equilibrada, sostenible y segura, donde cada niña, niño, adolescente, adulto mayor, mujer y hombre que esté inmerso en esta problemática, vea una solución plausible y accesible.

Ahora nos corresponde velar porque la Ley sea aplicada y que los municipios no la dejen en “saco roto”; sino que la utilicen como un instrumento eficaz para garantizar lo más valioso para la gente…su calidad de vida.

Comentarios