Trump y la mala vecindad

Luis Herrera-Lasso

Para quienes por varias décadas hemos seguido la política exterior de Estados Unidos (EU) y su relación con México, el fenómeno Trump es algo inédito. Cierto es que los gobiernos de EU nunca han visto a México como un aliado estratégico. De hecho, hasta 1992, el único mecanismo formal de cooperación binacional era la Comisión Internacional de Límite y Aguas (CILA), acotada a resolver temas en los limites terrestres. En 1994 se formaliza la relación comercial con el TLCAN y surgen otros mecanismos formales de coordinación como la Comisión Binacional MEX-EUA, el Grupo de Alto Nivel para el Narcotráfico, los Mecanismos de Enlace Fronterizo y las reuniones interparlamentarias.

Los atentados terroristas del 2001 frenan la construcción del andamiaje binacional de cooperación. EUA entra en su primera fase de unilateralismo que lo distancian del resto del mundo. El miedo al terrorismo hace de todo extranjero un potencial enemigo. En 2008 George W. Bush le hereda a Barak Obama la peor crisis financiera desde 1929. En este contexto la relación con México dista de ser prioridad. Funciona inercialmente. Por ambos lados.

Con la llegada de Donald Trump al “temor al otro” se añade el nacionalismo económico, resultante de la crisis financiera. Pero ahora el desinterés por México de sus predecesores se convierte en desprecio. Vapulear al país y a los mexicanos son párrafos importantes en su discurso nacionalista. Se pierde el tradicional respeto a las formas en la relación bilateral.

Por razones aún inexplicables, Peña y Videgaray le dan la bienvenida al villano en 2016. Y no fue equivocación del momento: meses después le otorgan el águila azteca al yerno del villano. A los insultos de Trump responden con sonrisas y cortesías.

Los insultos y las agresiones se agravan en 2019. Le tocan ahora a López Obrador, que llama al villano amigo y a sus amenazas responde con concesiones. Mejor ceder que confrontar. Y al buscar evadir cualquier confrontación externa que le haga ruido a su diseño político interno, en junio mete al país en un serio problema. Ahora le toca a México hacerse cargo de los migrantes que pasan por su territorio, en su anhelo por llegar a EU.

Qué difícil anticipar en qué acabará esta historia. Trump seguirá ganado puntos para su campaña a costa de su vecino y México jugará el papel de tercer país seguro por tiempo indefinido. Si el gobierno mexicano se la planta a Trump, el villano tendrá que buscar otras víctimas para su campaña y entraremos a una nueva fase. Lo que es cierto es que con Trump en la presidencia de EU nunca habrá un buen escenario para la relación con México. Y esto se habrá de definir muy pronto.

 

Consultor en seguridad y política exterior

 

 

 

Comentarios