21 / septiembre / 2021 | 22:09 hrs.

Transporte metropolitano moderno

José Alfredo Zepeda Garrido

En esta sección de Opinión, se ha tratado de contribuir a desarrollar una cultura y sensibilidad en el tema ambiental y ecológico, así como en el urbano. Son asuntos de la mayor relevancia, fundamentales en la calidad de vida y en nuestro futuro.

La contaminación atmosférica es un tópico que se ha abordado aquí en diversos artículos previos, la calidad del aire de nuestra Zona Metropolitana de Querétaro se ve afectada por las emisiones de la gran cantidad de vehículos que circulan, así como por la actividad industrial. Esto ha llevado a que se señale la importancia de disponer de un sistema de transporte colectivo eficiente, poco contaminante, seguro y accesible. Parece que ha existido gran temor en atender esta necesidad del transporte público con una visión más ambiciosa de la metrópoli que queremos, con mayor calidad de vida. Diversos colegas y quien aquí escribe, tenemos razones para considerar alternativas como la de un transporte eléctrico, tipo metro o alguna otra variedad.

Hace algunos años tuve la ocasión de apoyar la realización de una tesis de grado en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Querétaro, revisamos las ventajas de un transporte colectivo eléctrico, lo cual implicaba la gran disminución del consumo de gasolina y por tanto de emisiones contaminantes a la atmósfera; también existía un gran beneficio en los tiempos de traslado, ahorro de horas hombre y mayor eficiencia de la infraestructura vial. En nuestras conclusiones, resultaba rentable la implementación del sistema; algunas de las rutas en la metrópoli eran prácticamente obvias.

La propuesta financiera consistía en la suma de recursos económicos públicos federales, estatales y privados, los concesionarios actuales del transporte público metropolitano podrían participar. Asimismo, encontramos factible el acceso a recursos financieros de organismos internacionales, tomando en cuenta los beneficios ambientales.

Adicionalmente y con el mismo propósito, junto con un grupo de mis alumnos de la maestría en ciencias, conduje un proyecto de la obra de ingeniería civil que sería necesaria, si por medio de un túnel se construyera el tramo de transporte eléctrico entre la Alameda y el Jardín Zenea, tomando en cuenta las previsiones para salvaguardar los edificios históricos y evitando cualquier afectación. El artículo relativo a la obra civil y su costo estimado, lo presentamos y publicamos en uno de los congresos internacionales que realiza bienalmente el Colegio de Ingenieros Civiles de nuestro estado.

Una de las líneas principales de un transporte eléctrico sería en dirección oriente poniente, lo que es la antigua Cuesta China, Avenida Constituyentes y hasta la carretera libre a Celaya, así se comunicarían tres municipios, El Marqués, Querétaro y Corregidora; otra que puede visualizarse aprovecharía la traza del Boulevard Bernardo Quintana. El estudio de este sistema de transporte colectivo identificó algunas de las principales rutas, estas son únicamente dos de ellas. Algunos tramos pueden ser a nivel del terreno, otros pueden ser elevados y algunos subterráneos, dependiendo de las diversas circunstancias de la Zona Metropolitana de Querétaro.

Es prudente destacar, y es de comprenderse, que un proyecto de sistema de transporte así, no tiene que completarse en un sexenio; son etapas que se proponen, por ejemplo, en una gestión sexenal podría ejecutarse una de las líneas principales. Lo cierto es que, desde ayer, ya se deberían estar elaborando los planes para un sistema moderno de transporte colectivo más ambicioso, multimodal. De esta manera, cualquier obra de infraestructura vial ya debería dejar los espacios para el paso de estas acciones con visión de futuro, evitando así una posterior demolición de algún puente vial por no haber pensado en el Querétaro que queremos para dentro de diez o veinte años y lo que deseamos tener en el año 2050.

Ex Rector de la UAQ

[email protected]

Comentarios