Transformar Querétaro, el reto que se avecina

Mauricio Ruiz Olaes

La visita del compañero presidente de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador a nuestra entidad fue sin duda de importancia histórica, no sólo por el espacio donde se desarrolla, demostrando que cuenta con el apoyo irrestricto de las Fuerzas Armadas de México, sino por el ejercicio de rendición de cuentas que nos tiene acostumbrado desde hace ya varios años a través de su conferencia matutina, ejercicio que en nuestro Querétaro prácticamente no existe y mucho menos la exposición mediática a la que el Jefe del Ejecutivo se expone día con día. 

Con la claridad que le caracteriza Andrés Manuel como le decimos quienes hemos caminado a su lado desde hace más de 15 años, apuntaló los trabajos en materia de seguridad que se centran en nuestra entidad, también cedió un espacio al gobernador Francisco Domínguez Servién para que fijara su postura ante la ola de cuestionamientos generadas a raíz de que un video exhibe a su ex Secretario Privado en supuestos actos de corrupción, demostrando así que el nuevo Gobierno de México está lejos de practicar una “cacería de bruja” y que le apuesta de manera absoluta a las instancias correspondientes para resolver este tipo de casos que día con día van involucrando a más funcionarios en pleno ejercicio y otros cuantos de administraciones pasadas. Sin duda un acto de civilidad política que habla del amplio sentido de tolerancia y respeto que existe en nuestra figura presidencial.

Sin duda el tema de seguridad es algo que a las y los queretanos históricamente nos ha preocupado, ya que la ola de violencia también nos ha alcanzado de manera importante y para nuestra poca fortuna desde hace varias administraciones estatales, la postura oficial se reduce al ya tradicional e indignante “en Querétaro no pasa nada”. 

Ante esta situación en el tema de se guridad el actual Gobierno de México inició desde prácticamente el primer día del sexenio de AMLO un combate frontal contra el robo de combustible, mejor conocido como “huachico”", acto ilícito que era común en nuestro estado y que gracias a las fuerzas federales hoy se han asegurado 418 tomas clandestinas y 435 mil litros de combustible. 

Sumado a ello se han invertido alrededor de 1710 millones de pesos para fortalecer la seguridad en Querétaro, sin dejar a un lado los más de 295 mil 479 queretanos y queretanas que reciben de manera directa un programa social, que traducido en inversión significan más de 3 mil millones de pesos dirigidos a atender las causas de la inseguridad en nuestro estado. 

Sin duda el trabajo de la administración Federal es admirable e innegable y aunque aún faltan muchos aspectos que sanear y cubrir, podemos estar seguros que la Cuarta Transformación Nacional está más cerca que nunca de instalarse en suelo Queretano, juntos de la mano del pueblo seguiremos haciendo historia. 

Comentarios