México requiere una verdadera transformación para retomar la senda del crecimiento y, sobre todo, sensibilidad y responsabilidad de nosotros, sus políticos, para que los protagonistas de su grandeza, las y los ciudadanos, recuperen la paz, la armonía y las condiciones necesarias para el desarrollo integral de sus familias; cambios de fondo que deben traspasar la barrera de los discursos y aterrizar en el terreno de los hechos.

Las cifras alertan, ofenden y deben también motivar la reflexión, el diálogo y las acciones a favor del bien común, como motor de las políticas públicas; 29.5% de los individuos vive en condiciones de pobreza en nuestro estado, de acuerdo con el indicador multidimensional, cifra inferior al 49.0% estimado para el país; el 80% de los divorcios que se registran en Querétaro se deben a la violencia familiar; el 7.1 % de las mujeres en Querétaro son madres solteras.

¿Qué es lo que está pasando? Diario me encuentro personas que igual han sido víctimas de robo en sus hogares o bien de su automóvil; la gente me comparte lo que está padeciendo: no hay empleo y, cuando lo tienen, se les brindan salarios muy bajos; nuestros jóvenes ciertamente tienen acceso a la educación, sin embargo al salir de sus carreras se enfrentan a la dura realidad de la falta de oportunidades laborables.

Tan solo de enero a octubre de 2014, se denunciaron 13 mil 559 robos: 3 mil 267 robos de vehículo, mil 946 robos a casa-habitación, mil 473 robos a comercio, 891 robos a transeúntes; y ciertamente la pregunta es ¿en dónde está la autoridad?, cuya misión es protegernos y cuidarnos; pero también ¿qué estamos dejando de hacer como sociedad para construir comunidades sanas, seguras y con sentido humano?

Querétaro quedó fuera de los 10 estados con menores tasas de delitos por cada 100 mil habitantes en 2013, según la ENVIPE 2014, año en el que pasamos de los 1,055 delitos por cada 100 mil habitantes hasta el periodo de septiembre de 2013 a 1,330 por cada 100 mil habitantes en el mismo periodo de 2014, superando al Estado de México que registra 1,099 delitos, a Michoacán con 651 o Guanajuato con 1,234 delitos; Hidalgo reportó 865; Puebla 913; Chihuahua con 1,221 y Nuevo León con 603 delitos por cada 100 mil habitantes respecto a los datos de proyección poblacional de la Comisión Nacional de Población (Conapo) y lo reportado por cada entidad al SESNSP.

En el tema de salud pública, la obesidad sigue siendo un problema grave en nuestro estado, ya que 7 de cada 10 personas la padecen, 6 de cada 10 jóvenes no hacen ejercicio y 77% de ellos presentan conducta sedentaria; tan solo 78% de los pacientes que atiende el sector salud presenta un grado de obesidad, lo que significa un millón de personas.

Es necesario actuar ante las deficiencias de las políticas públicas en Querétaro y así lo seguiremos haciendo, escuchando a los ciudadanos y encontrando juntos mejores caminos a los establecidos.

Estos días nos sumamos a una serie de megajornadas integrales a las que nos convocaron diputados locales del PAN en Querétaro, mismas que representan un esfuerzo colectivo a favor de la salud, del equilibrio y de los hábitos necesarios para que nuestras familias recuperen la paz y la armonía que se merecen.

En lo personal, estoy convencido que este es el camino correcto, pues fortalecer a las familias es fortalecer a Querétaro, es coadyuvar a la construcción de una sociedad ordenada y generosa.

Hay muchos y nuevos retos, pero también hay mucho que aprender de nuestras familias, de los valores que deben inculcarse y vivirse dentro y fuera de los hogares, alentando siempre su posibilidad y su capacidad de generar mejores ciudadanos, ciudadanos que expresemos en actos nuestro amor a Querétaro y a México.

 

Senador, ex presidente municipal de Querétaro.

@PanchDominguez

 

Comentarios