Pienso que el arte carga ciertas preguntas consigo, una de ellas es a la que me aferro a buscar una respuesta cada dos semanas, su definición. A pesar de ser una respuesta que, como hemos visto, parece imposible resumir en un párrafo por todo lo que le ha conllevado históricamente, si buscamos la palabra en algún diccionario o alguna página de Internet encontraremos una palabra clave que se repite en casi todas las definiciones: técnica.

En esta ocasión me gustaría contarte del término tekné, que significa “destreza y habilidad de hacer algo bien, siguiendo las reglas” esto definiría el arte hasta el siglo XVII. Lo que ahora conocemos como arte de la antigüedad clásica no cumplía con la misma función que cumple ahora, un ejemplo son los templos dedicados a los dioses griegos repletos de esculturas de estos mismos, siendo que ahora estos templos los apreciamos como objetos estéticos o históricos, sin embargo, en su momento fueron herramientas o instrumentos que ayudaban a cumplir con cierta función política, social o cultural.

La visión de la antigüedad clásica se alejaba de cualquier sentido relacionado como lo que ahora conocemos por belleza, a pesar de esto, en aquellos tiempos existía una palabra que se asemejaba un poco a la noción de estética actual, la cual es kalón que significa lo “bien hecho o lo moralmente bueno”, de igual forma nos encontramos con el mismo sentido, de que el arte buscaba cumplir una función específica a través de hacer algo bien hecho.

Como mencioné, esta definición estuvo vigente hasta el siglo XVII, durante este periodo se inició una transición que duró hasta el siglo XVIII, donde se instauró una definición diferente a tekné, ya que se consolidó la diferenciación del arte en las disciplinas, es decir, las Bellas Artes y se introdujo el término artista, dejando de lado cualquier noción relacionada al ver el arte como algo que tiene que cumplir con una función y ser de utilidad para algo.

Pero, ¿qué pasó con ese movimiento del siglo XV que resulta un tanto imposible no relacionar con la belleza?, durante el Renacimiento el sentido de lo bien hecho seguía vigente, es raro no pensar la Capilla Sixtina o el David de Miguel Ángel como algo bello que sólo cumple con la función de ser apreciado. Resulta interesante cómo, a pesar del tiempo transcurrido, esta definición sigue aún vigente, en el caso anterior, ambas obras de arte siguen cumpliendo su función religiosa, no es coincidencia que las dos se encuentren en la meca del catolicismo.

Por esta razón esta semana me gustaría proponer la tekné como la base de aquél árbol llamado arte, puesto que este primer intento de definir el arte ha hecho que surjan nuevas definiciones que complementan y evolucionan esta base.

La definición de arte ha estado en constante cambio durante su historia misma, debemos de aprender a apreciarlo desde su contexto en el que fue fabricado, ya que el arte siempre ha sido y será hijo de su tiempo. Te invito a ponerte en los zapatos de aquella definición de arte al ver una obra del Renacimiento, ¿crees que cumple con su función particular? O ¿crees que sigue reglas específicas para poder lograr su cometido?

*Lic. en Historia del Arte y Curaduría

Comentarios