Son campañas, no informes | Querétaro

Son campañas, no informes

Julio César Sánchez

Casi terminando el año, en los últimos meses nos ha tocado ver y escuchar con frecuencia en las calles, vialidades, prensa y medios electrónicos y digitales (y otros más), el rostro, la voz, el slogan, el nombre y el partido de un conjunto de personajes.

Prácticamente, uno tras otro ha pretendido comunicarnos de alguna manera y por algún medio, su gran compromiso con nosotros (los que vivimos en Querétaro) y su incansable voluntad política y sensibilidad social para trabajar individual y colectivamente con el propósito de mejorar nuestras condiciones de vida.

A través de sus informes anuales de trabajo legislativo, nuestros representantes dicen dar cuenta de su actividad en el cargo para el que fueron electos. En teoría, lo anterior es necesario e imperativo porque ellos asumen una responsabilidad frente a nosotros de manera subordinada con el propósito de que su ejercicio de poder sea evaluado para castigarlo o premiarlo (rendición de cuentas vertical). En la realidad, no hay tal cosa.

Así, el marco jurídico en las condiciones actuales da la oportunidad de desvirtuar un insumo para la rendición de cuentas vertical en propaganda política individual. Lo único que hacen nuestros legisladores es aprovechar de manera racional el incentivo que la propia legislación proporciona. Por supuesto que no lo justifico, pero es lo que sucede.

Es perfectamente normal y lógico que un legislador tenga aspiraciones político-electorales a futuro; por tanto, se entiende que quiera promover su imagen. Lo que resulta molesto es que la rendición de cuentas no sea más que retórica y el pretexto formal para el lucimiento personal a través de la publicidad, el marketing político y recursos económicos cuyo monto y origen ni siquiera quedan claros.

Así, hoy lo que vemos son minicampañas políticas para que el legislador se promocione y no informes serios en los que el legislador rinda cuentas a sus representados (al menos en el sentido de aportar información verdaderamente útil). Creo que el interés particular del legislador de promocionarse y el interés público de contar con información detallada sobre su trabajo no son mutuamente excluyentes, sin embargo, actualmente en Querétaro hay un gran desequilibrio orientado hacia la campaña política y muy poco peso del lado del informe.

Politólogo

Comentarios