Si no es vacilada, bendita reforma

Jerónimo Gurrola Grave

Por fin los diputados locales parece que hicieron algo bueno, cuando menos en el papel, y no por gusto sino presionados por la tremenda incredulidad de la ciudadanía hacia a la institución que representan y sobre todo por la cercanía de las elecciones locales y de la Presidencia de la República, que ya están a la vuelta de la esquina. Nadie en este país cree en los políticos y en los funcionarios. Me refiero a que recientemente la Comisión de Puntos Constitucionales de la LVIII Legislatura local aprobó la reforma a la Constitución estatal, que incluye la revocación de mandato, consistente en que los funcionarios puedan ser removidos de su cargo cuando no hayan cumplido con las expectativas por las que fueron electos por la ciudadanía, desde el gobernador hasta los presidentes municipales y los mismos diputados locales. Para su puesta en marcha solo falta su ratificación ante el pleno.

Hasta ahora, además de los legisladores, se han pronunciado ya a favor de esta reforma, el gobernador del estado, Francisco Domínguez Servién y los alcaldes, Marcos Aguilar Vega y Mauricio Kuri González, de Querétaro y Corregidora, respectivamente. Domínguez Servién se dijo “muy contento que la hayan aprobado en comisiones, si se aprueba, yo lo festejaría”, aseguró. Recalcó que es viable “que se vaya el que no haga su trabajo”, si así lo decide la ciudadanía. “Si algún representante que haya llegado por voto popular, la ciudadanía quiere provocar la revocación, se tendrán que ir, y esos elementos son para que de hoy en adelante, que se vaya el que no haga su trabajo, y el que se haga su trabajo, termina su periodo”.

El gobernador destacó que Querétaro será un ejemplo a nivel nacional, pues una “verdadera democracia” está conformada por la presentación del 3de3, es decir, las declaraciones fiscal, patrimonial y de no conflicto de intereses; por el desafuero; y ahora, la revocación del mandato. “Esta es la verdadera democracia y seremos ejemplo nacional, en cuanto lo vote el Congreso”.

Marcos Aguilar señaló: “aplaudo que se presente una iniciativa en esos términos”, y se pronunció a favor “porque pueden garantizarle a los ciudadanos un derecho que hoy no tienen, y es que cuando un gobernante no hace lo que ellos desean, puedan ser sustituidos de su responsabilidad”. Dijo estar dispuesto a ser sometido a esta figura y ser evaluado por la gente. Destacó que la revocación de mandato es una gran herramienta que ayuda mucho a los ciudadanos de cualquier lugar, lo cual implica que la gente eleve su nivel de información, conocimiento de la actividad pública y pueda opinar con elementos.

Kuri González dijo: “es una necesidad bien escuchada por los legisladores”. La revocación de mandato “es importante en caso de que nos toque un funcionario de elección popular que se pierda de lo que prometió en campañas o que tenga la vocación de servirse y no de servir y tener así la posibilidad de que no termine su mandato, es algo correcto”, remarcó.

Habrá que esperar a conocer los detalles para hacer efectiva la ley de revocación de mandato; ojalá no resulte una vacilada más para el pueblo, que deje vacíos para impedir su ejecución o se aplique sólo a quienes no se sometan al poder en turno. Pero si están contentos, si aplauden y festejan la reforma y son consecuentes, ¿qué esperan para irse? ¿Que el pueblo los eche? Es claro que ninguno está haciendo su trabajo, que no han cumplido sus compromisos de campaña.

Según Consulta Mitofski el 66.3% de la población está en desacuerdo con el ejecutivo estatal; sólo el 32.4% está de acuerdo con él. Kuri mantiene estado de sitio para evitar se le evidencie como mal gobernante, y como ellos, Ochoa, Bolaño, Durán y Anaya, entre otros, no solo no usan el poder para servir sino para servirse. Para los funcionarios electos, la revocación de mandato será sin duda, un tiro en el pie.

 

Dirigente estatal del Movimiento Antorcha Campesina. @jggrave

Comentarios