Se tropezó el tío-lolo (el que se hace tonto solo)

Guillermo Tamborrel

Afortunadamente, por el bien del país y del mundo, de esta y de las futuras generaciones, el gobierno de México emanado de la 4T nuevamente se tropezó, ya que se descubrió otra de sus grandes mentiras, ahora en materia ambiental. La mentira con la que el gobierno pretendió engañar al país y al mundo quedo al descubierto cuando el Décimo Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito y ante un amparo de Greenpeace determinó suspender de manera definitiva el compromiso (NDC) de reducción de gases efecto invernadero (GEI) señalados en 2020 por no ser progresivos (mayores a los comprometidos en 2015). 

Es importante recordar que ante los muy graves efectos del calentamiento global (cambio climático) los distintos países se comprometieron mediante el Acuerdo de París 2015 a presentar sus metas de reducción de GEI, que se revisarían cada 5 años y que desde luego debían ser cada vez más ambiciosas —progresivas. Resulta que el gobierno mexicano presentó en 2020 una serie de metas que partían de una línea base no aplicable por lo que si bien parecían que se establecían metas progresivas en realidad no lo eran. Esto con el fin de permitir la emisión de 14 millones toneladas de CO2 y con ello y de alguna forma “contribuir a la justificación” del desarrollo de la terrible estrategia del gobierno federal en lo que se refiere a la producción de energía (dicha estrategia privilegia la producción de energías sucias sobre las energías limpias y renovables). 

Por si lo anterior no fuese suficiente, la propuesta de presupuesto 2022 contempla otra reducción, ahora de 8.7%, para la mitigación y adaptación al cambio climático y peor aún es que del ya reducido presupuesto de 66,542 millones de pesos, 72% se pretende destinar a CFE para la construcción de un gasoducto que poco contribuye a las medidas de mitigación y adaptación en el corto y mediano plazos.

En suma, el gobierno de México plantea una línea base “a modo” y reduce el presupuesto para la mitigación y adaptación al cambio climático cuando el país sufre sequías, inundaciones y huracanes más severos. No hay duda de que mientras el gobierno federal siga jugando “al tío-lolo” más y más compatriotas en condiciones de vulnerabilidad sufrirán las graves consecuencias de su irresponsabilidad (ejemplo: quienes más pierden con las inundaciones son los que menos bienes materiales tienen).

Fuente de los Deseos: Ojalá el gobierno de México actúe con responsabilidad y atienda la emergencia del cambio climático como debe ser. Ojalá modifique su absurda estrategia energética e impulse la generación de energías limpias y renovables. Ojalá nos deje de mentir y engañar. 

Comisionado del CECA

Comentarios