Responsabilidad de todos | Querétaro

Responsabilidad de todos

Marcos Aguilar Vega

El gobierno municipal de Querétaro cuenta con un diagnóstico sobre el consumo de drogas, tanto legales como ilegales, entre la población infantil, adolescente y juvenil de nuestra localidad.

Apoyado por investigadores de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), el gobierno municipal de Querétaro cuenta con un diagnóstico sobre el consumo de drogas, tanto legales como ilegales, entre la población infantil, adolescente y juvenil de nuestra localidad.

El tema, que resulta escabroso y difícil para mucha gente porque nos enfrenta a una realidad que, infortunadamente es lacerante y cuestiona la responsabilidad de todos, resulta necesario verlo en toda su dimensión pues solamente así es que podremos tomar decisiones para enfrentarlo. El creciente consumo de enervantes y la cada vez más reducida edad en la que se hace contacto por primera ocasión con éstos, como ahora lo estamos constatando, ha encendido los focos rojos en nuestra comunidad, advirtiéndonos, a gobierno y sociedad, que debemos de actuar de inmediato a fin de frenar este fenómeno y evitar que eche raíces en nuestra localidad.

Los datos fríos. La investigación, encabezada por la catedrática María Elena Meza de la Luna, nos llevó a constatar que entre los 13 y los 15 años de edad las muchachas y muchachos queretanos tienen el primer contacto con las bebidas alcohólicas, con el tabaco o con drogas ilegales.

Esta cruda realidad nos plantea una interrogante clave: Como padres de familia, como parientes, como profesores o como autoridad, ¿No estamos a su lado para evitarlo?

Lamentablemente parece que la respuesta es no; que no estamos acompañando a nuestros niños y jóvenes. Infortunadamente, las cifras nos confirman esta visión.

Hay más datos. 70% de los adolescentes y niños entrevistados revelaron que consiguieron droga con un amigo o un conocido y casi 60% tuvo contacto con drogas en fiestas de conocidos. 

La investigación también nos dice que 43.5% lo hizo en la calle y que 22.6% en la escuela, lo que nos confirma lo dicho: esta nueva generación de muchachas y muchachos está creciendo sola, sin el acompañamiento de los adultos o, con ellos, pero sin su intervención decidida para evitar que la droga los atrape.

Reparar nuestra sociedad. Este es un ejemplo muy claro del daño que ha sufrido el tejido social de nuestra comunidad. Hemos descuidado a sus integrantes, fundamentalmente a los jóvenes, en este particular aspecto del consumo de drogas. Dejamos pasar las cosas o, en el peor de los casos, fomentamos o celebramos este comportamiento, llegando al grado, en algunas ocasiones, de proteger a familiares que consumen bebidas o drogas en la vía pública e impedimos que la policía haga su trabajo. 

Ya no podemos seguir así, cierto. Pero también debemos tener claro que solamente juntos podemos y debemos frenar esta condición. 
Por parte del gobierno municipal nos hemos dado a la tarea de restaurar y crear nuevos centros deportivos para que los jóvenes cuenten con opciones alternativas. Preparamos, además, la apertura de más opciones para desarrollar actividades musicales, teatrales o de otra índole cultural en el municipio.

Estamos conscientes que esto es importante pero no será suficiente sin el concurso de la población en general.  Necesitamos que la ciudadanía abrace el compromiso de sumarse a esta lucha por la reconstrucción del tejido social con acciones enfocadas a reducir a cero el consumo de bebidas alcohólicas y de tabaco en el seno de la familia; ayudando a quien se ha hundido en las drogas ilegales; fomentando el deporte y la actividad cultural entre los niños y adolescentes y, por supuesto, denunciando actos ilícitos que sucedan en nuestra calle o colonia.

A los profesores les pedimos que se sumen, brindando mayor atención a sus estudiantes para tratar de detectar a quienes pudieran incurrir en este consumo y orientarlos al rechazo de las drogas.

Cada joven que consume drogas debe ser digno de la atención por parte de todos nosotros. Reparar el tejido social, apostar por su sano desarrollo y consolidar una sociedad participativa y solidaria es nuestro objetivo común. 

Comentarios