25 / septiembre / 2021 | 02:25 hrs.

Repecos vs RIF

Braulio Guerra Urbiola

En una larga sesión en el Congreso de la Unión se discutió la Ley de Ingresos y otros elementos que serán ejes de la política económica en 2016.

Para Querétaro, el apartado de los Pequeños Contribuyentes ha sido una lucha constante. Distintos líderes sociales se encuentran a favor de que retorne la llamada "cuota fija" y con razón pues buscan pagar sus impuestos de una manera más simple y fácil.

Los costos de contratar un contador y el acceso a las tecnologías como el internet, la facturación, etc, han sido un tema que ha movilizado a sus líderes a buscar resultados en torno a cómo mejorar el actual Régimen de Incorporación Fiscal (RIF).

En el centro de la política fiscal de México se ha insistido en la la formalización de todos aquellos negocios que pudieran encontrarse en la irregularidad, y con ello, se determinó este nuevo mecanismo que permite que quienes se inscriban a él no paguen impuestos el primer año, y posteriormente vayan aportando en una gradualidad de hasta 10 años para contribuir con el 100%. Es claro que Hacienda generó una política de largo plazo buscando estimular que más comerciantes pequeños se incorporen a este nuevo régimen.

No obstante, en materia de impuestos, desde luego, siempre habrá debate y queja. Lo cierto es que millones de mexicanos que están en este marco normativo entienden la obligación de contribuir, y sí quieren y sí lo harían, pero si el Estado mexicano simplifica la forma de hacerlo; por ello muchos han llegado a afirmar que no importaría que se subiera el costo de la cuota fija, si fuera una manera sencilla de pagar sus impuestos.

Lo que se votó en la cámara no fue el régimen de incorporación fiscal en si, sino que no se fuera a discusión. Es decir, que ni siquiera llegó a su votación el tema de fondo. Y es que durante el día, distintos legisladores insistimos hacia el interior de flexibilizar este régimen, y en este primer año de esta Legislatura, empujamos avances, que si bien no lograron consensos hacia la cuota fija, amplían el universo de quienes encuadran en RIF, y pudimos pasar de los 100 mil pesos a los 250 mil pesos de ingresos anuales, de un denominado MicroRif, para que no paguen IVA y el IEPS. De igual forma, que no se tenga la obligación de emitir facturas en transacciones pequeñas de 100 pesos, por ejemplo, y que busca ayudar a quienes tienen negocios muy pequeños.

Para los artesanos, también se implementaron mecanismos que facilitan su pago de impuestos, dadas las escasas condiciones como el acceso a internet.

El tema fiscal para México en este año venidero es fundamental para la economía de todas las familias mexicanas. La caída de los precios del petróleo prevén la disminución del ingresos al país en aproximadamente 221 mil millones de pesos.

El RIF no quedó estático, sino que tuvo pequeños avances a favor del comercio en pequeño. Mi voto fue a favor del beneficio de estas nuevas políticas que se empujaron en conjuntos y que se implementaron. Con ello, si bien reconocemos que la lucha es la de llegar al punto de una cuota fija, el tema no está muerto para muchos legisladores y seguiremos aportando nuestra visión para que en futuros ejercicios logremos consensos a favor de los recursos del país y a favor de que la gente esforzada del pequeño comercio, paguen lo justo y de manera simplificada.

Mantener el diálogo y la interlocución durante todo el 2016 será muy importante para, como en todo, paulatinamente alcanzar los resultados.

Diputado federal. @BraulioPRI

Comentarios